El mundo según Monsanto (Le monde selon Monsanto)

El mundo según Monsanto (Le monde selon Monsanto), de la dioxina a los OGM, una empresa que le desea lo mejor, es un documental francés de 2008 de Marie Monique Robin sobre la multinacional Monsanto, la historia de la compañía, sus productos comerciales. Como el PCB, los OGM, el Agente Naranja, la Hormona bovina o Somatotropina bovina, y su popular Roundup (Glifosato). Conducido por Arte France, Image et Campagnie, Producctions Thalie, Office national du Canadá, WDR, con una duración de 108 minutos.
El mundo según monsanto también es un libro de investigación escrito por la misma autora el 6 marzo del 2008, traducido a 11 lenguas. Marie Monique Robin es ganadora del premio Noruego “Rachel Carson Prize” de 2009 dedicado a mujeres ambientalistas.

El documental muestra a la misma autora Marie Monique Robin, investigando y extrayendo información de la misma Internet. Haciendo entrevistas y reconstruyendo así un complicado puzle sobre la historia de Monsanto.

Entrada relacionada por autora Marie Monique Robin:

https://millenio.wordpress.com/2013/12/02/nuestros-venenos-diarios-la-industria-del-maiz/

Cuál es el elemento más raro en la tierra?

El astato es el elemento más raro en la Tierra.

FOTO: picture-alliance / dpa / DPA
Tejido tumoral es más sensible a la radiación que  el tejido sano que lo rodea. Este hecho es explotado en la radioterapia. A menudo se combina la irradiación con la cirugía o la quimioterapia

El astato es una rareza. El elemento es inestable y se descompone rápidamente. En medicina se utiliza para la irradiación de ciertos tumores.

Cuál es el elemento más raro en la Tierra? Oro o platino? O tal vez el disprosio, elemento del grupo de tierras raras? A juzgar por el nombre exótico y la poca popularidad, sería el disprosio el elemento más raro. ¿Quién ha oído hablar de él?

Pero no, el elemento más raro es el astato, un elemento químico (símbolo A). Es un halógeno, por tanto un familiar del cloro y del yodo. Se estima que se encuentra en solo un 0,0000000000000000000000003 por ciento del peso de la capa terrestre, en  los 16 kilómetros más altos de la corteza y la atmósfera.

En comparación, la proporción de oro y platino en las cantidades de la corteza terrestre son de 0.0000005 por ciento cada uno, de disprosio incluso 0,004 por ciento. La respuesta a la rareza excepcional del elemento astato – sólo hay unas pocas millonésimas de un gramo de elemento – es el hecho de que es inestable y se desintegra en poco tiempo y por lo tanto ha desaparecido. Astato existe sólo porque algunos isótopos de uranio son inestables y decaen transformándose en astato.

Dada la rareza no es de extrañar que los investigadores tuvieron que buscar mucho tiempo al astato. Su existencia había sido predicha por Dimitri Mendeleev en 1869, por  la existencia de una brecha en la tabla periódica, de la cual fue padre espiritual.

A partir de 1931  una y otra vez los investigadores reclamaban haber encontrado la pieza del rompecabezas, y el astato fué llamado eka-yodo (“después de yodo”), Alabamin (derivado de Alabama), Dakin (Dhaka, del entonces inglés de la India), Helvetium (Suiza) o Anglohelvetium ( Inglaterra y Suiza). De forma segura pudieron comprobar el astato en 1940, su nombre  A-stat proviene del griego: “inestable”. Los investigadores pudieron crearlo artificialmente tirando partículas alfa (núcleos de helio) sobre átomos bismuto? . 1943, lo hallaron otros investigadores como  producto de desintegración del uranio.

El astato no tiene una importancia económica, por supuesto. Sería muy costoso de obtener del uranio, sobre todo porque vuelve a deshacerse luego de unas horas. Astato se utiliza sólo durante la irradiación de ciertos tumores y como una sustancia radiactiva en el diagnóstico de la glándula de tiroides. Porque no se puede almacenar, este elemento se obtiene en cada ocasión para estos fines mediante la radiación bismut.

De aquí