La otra realidad – El misterio de los sueños

Anuncios

Nueva Evidencia confirma que el ‘Hobbit’ era una antigua especie humana

Nueva Evidencia Confirma que el  ‘Hobbit’ era una antigua especie humana

Los resultados revelaron que el cráneo ‘Hobbit’ mostró más similitudes con muestras humanas fósiles que a los humanos modernos con condiciones patológicas. Las diferencias entre el cráneo floresiensis H. y los cráneos modernos con patología eran suficientes para poder afirmar con certeza que el ‘Hobbit’ no era un humano moderno con  patología.

Foto: Origins antiguas

Foto: Origins antiguas

En abril Halloway 
antiguos orígenes
18 de julio 2013

En 2003, los restos de una especie humana temprana, Homo floresiensis, fueron descubiertos en la isla de Flores, en Indonesia y las fechas en que vivió entre 95.000 y 17.000 años atrás. Apodado ‘hobbit’ por su baja estatura (aproximadamente 3 pies y 6 pulgadas de altura) y los pies grandes, Homo floresiensis ha sido objeto de mucho debate y de una intensa investigación para determinar si representan una especie distinta de los humanos modernos, o si los restos pertenecían a un humano moderno (Homo sapiens) con un trastorno como la microcefalia, una condición caracterizada por una cabeza pequeña, baja estatura y un poco de retraso mental. Ahora, un nuevo análisis 3D-comparativo ha confirmado la condición de Homo floresiensis como especie Homo distinta.

 

Los científicos usan los análisis geométricos 3D de superficies de cráneo para comparar el  ‘Hobbit’ con muchos seres humanos fósiles, así como una amplia muestra de la moderna forma anomala  humana de  cráneos de microcefalia y otras condiciones patológicas. El estudio, publicado en la revista Plos One, es el estudio más completo hasta la fecha para evaluar simultáneamente las dos hipótesis opuestas sobre el estado de Homo floresiensis.

Los resultados revelaron que el cráneo ‘Hobbit’ mostró más similitudes con muestras humanas fósiles que a los humanos modernos con condiciones patológicas. Las diferencias entre el cráneo floresiensis H. y los cráneos modernos con patología eran suficientes para poder afirmar con certeza que el ‘Hobbit’ no era un humano moderno con la patología.

El estudio nos lleva un paso más cerca de desentrañar el misterio del hobbit.Pero todavía hay mucho que aprender acerca de esta especie única y misteriosa, como: ¿cómo llegó a la isla de Flores? ¿Tenían idioma u otras formas de expresión cultural? ¿Cómo se las arreglaron para sobrevivir hasta hace relativamente poco tiempo cuando muchas otras especies se extinguieron? ¿pudieron coexistir o cruzarse con humanos modernos? ¿Cuál fue el motivo de su eventual desaparición?

Por ahora, las respuestas a todas estas preguntas son desconocidas, pero quizás con el tiempo, vamos a conocer la verdad acerca de nuestro antepasado entrañable, el hobbit.