Feliz año nuevo! Y con buen multicuti!

Lo de multiculti en el mejor sentido de la palabra, porque lo que estos videos de música en realidad muestran , es lo que soñaban casi todos (ojo, que hablo de personas, no de políticos); convivir en paz, ocupándose de la vida que ocupa casi todo el tiempo a pesar de ser tan corta.

Pero… qué nos trajeron para acortarnos más la vida? El antisueño.

De todos modos: Feliz año nuevo!! Sin tener que soñar con un lugar mejor, donde sea que estén.

Himno bizantino de Navidad (en idioma griego)

de aquí:

Himno Bizantino de la Natividad en lengua griega

de 1389 a 25 DE DICIEMBRE 2012

Himno Bizantino de la Natividad de nuestro Señor Jesucristo (en griego) Mystery Wondrous

ترتيل بيزنطي باللغة اليونانية

Ampliar, oh alma mía, la que es más honorable y más exaltada en la gloria de las huestes celestiales.
He aquí un misterio extraño y maravilloso ante mí : la cueva un cielo, un trono de la Virgen un querubín, y el pesebre, un lugar noble en el que ha permanecido Cristo, el Dios incontenible.Hagamos, pues, alabar y magnificarle a  él.

Ampliar, oh alma mía, al Dios nacido en la carne de la Virgen.
Cuando los Magos vieron una estrella nueva y extraña que aparece de repente, moviéndose de una manera maravillosa, y trascendiendo las estrellas del cielo en brillo, fueron guiados por ella a Cristo, el rey nacido en la tierra de Belén, para nuestra salvación.

Ampliar, oh alma mía, el Rey nació en una cueva.
Los magos dijeron: ¿Dónde está el Rey Niño, el recién nacido, cuya estrella ha aparecido?Por cierto que hemos venido a adorarle. Y Herodes, el contendiente contra Dios, tembló y comenzó a rugir en la locura de matar a Cristo.

Ampliar, oh alma mía, el Dios adorado por los Reyes Magos.
Herodes averiguó de los Magos en la época de la estrella por cuya guía desde su país, se dirigieron a Belén para adorar con los regalos al Cristo,  sin tener en cuenta a Herodes, el asesino de bebés y  burlándose de él.

Ampliar, oh alma mía, la que es más honorable y más exaltada en la gloria de las huestes celestiales.
He aquí ante mí un misterio extraño y maravilloso: la cueva un cielo, un trono de la Virgen un  querubín, y el pesebre , un lugar noble en el que ha permanecido Cristo, el Dios incontenible.Hagamos, pues, alabar y magnificarle a  él.
Magos y  pastores vinieron a adorar a Cristo, que nació en la ciudad de Belén.

Ciertamente es más fácil para nosotros  soportar callados en  silencio, ya que no hay peligro de terror allí para nosotros. Pero debido a nuestro fuerte deseo, Oh Virgen y Madre de la igualdad, vamos a  comenzar bien armoniosos cantos de alabanza. Por tanto, nos conceda el poder de dominar   nuestra inclinación natural del miedo.

Bizancio debe volver a sus legítimos dueños