Pilotos de la fuerza aerea chatean mientras filman un avion chemtrail

Anuncios

Cómo Monsanto se apodera de todos los alimentos.Monsanto tiene una patente en casi todos los cultivos que hay.

  • Un agricultor tiene semillas de soya Roundup Ready de Monsanto en su granja familiar. (AP Photo / Dan Gill)

El 25 de mayo, más de dos millones de personas en 436 ciudades, distribuidas en 52 países, salieron a protestar por una sola compañía. Los organizadores de la marcha masiva se dispusieron a llamar la atención sobre los peligros de los alimentos modificados genéticamente y cómo un pequeño grupo de empresas están poniendo en peligro el mundo.

En 2011, Monsanto se declaró por NaturalNews la corporación más malvada del año. En 2009, Barbara Pleasant, un escritor de Mother Earth News, pintó una imagen de la empresa que se hace eco de un sentimiento cada vez mayor:

“En 2006, el gigante corporativo compró Delta y Pineland, un productor líder de semillas de algodón, por lo que ahora controla una gran parte del mercado de semillas de algodón. … Genes de Monsanto se encuentran en alrededor del 95 por ciento de la soja comerciales y el 80 por ciento del maíz comercial, y la gente como los fiscales generales de Iowa y Texas están preocupados de que las prácticas de negocios de Monsanto violan las leyes antimonopolio federales que protegen la libre competencia. Cuando se trata de contratos de licencia, Monsanto es al parecer un gran matón tiempo “.

Hay mucho que no gusta de Monsanto. Por ejemplo, su desarrollo junto con Dow Chemicals de Agent Orange – defoliante usado en la guerra de Vietnam, que ha matado a 400.000 y 500.000 causado defectos de nacimiento , por estimaciones de Vietnam, y dio lugar a 39.419 reclamaciones de incapacidad soldados estadounidenses – ha liderado la lista de crímenes de la empresa ha sido acusado de.

La compañía también ha sido acusada de un litigio agresivo de infracción de patente – yendo tan lejos como para demandar a los agricultores que las semillas de las plantas que derivaron de la cosecha de las plantas de origen de Monsanto son tambien de la empresa, e incluso los agricultores que van a parar a los productos de Monsanto, debido a la migración involuntaria cultivos en sus campos deben pagarle.

El hecho de que Monsanto parece tener al Congreso en su nómina también ha llevado a muchos a alegar de Monsanto malversación. Muchos lo llaman la provisión para el seguro de los agricultores 2013 . Los  Créditos Continua consolidados y otro acto “Ley de Protección Monsanto”  a salvo de demandas. por sus generosas protecciones a los modificadores genéticos

Mientras que el apodo del “mal” puede ser injusto, estas prácticas cuestionables y un casi monopolio en el mercado de semillas han hecho que muchos se pregunten si Monsanto es un tutor confiable del suministro de alimentos del mundo.

 

Patentar la vida

Una de las preguntas más difíciles que se les preguntó sobre Monsanto gira en torno a los EE.UU. Corte Suprema caso Bowman v Monsanto Co. Vernon Bowman, un agricultor, compró una mezcla de semillas de maíz de un elevador de granos. Acuerdo de comprador de Monsanto, en ese momento, prohibía la plantación de semillas de segunda generación generado a partir de sus cultivos “Roundup Ready”, pero permitió que el productor para vender a los elevadores de granos para su uso como “semillas de las materias primas” – que están destinados a ser utilizados para la alimentación animal o para otros fines industriales.

Por pulverización del maíz con el herbicida Roundup, Bowman fue capaz de identificar a los supervivientes “Roundup Ready” semillas que se encontraban en la mezcla que había comprado y guardarlo para la replantación. Aunque técnicamente es legal según el acuerdo del comprador, Monsanto gritó infracción de patente. En una polémica decisión, el Tribunal Supremo dictaminó dijo que la descendencia de semillas patentadas heredan la patente de su padre.

En otras palabras, Monsanto tiene una patente inagotable para las especies y las variaciones que vienen de sus semillas – incluso si una planta en particular no viene directamente de una semilla fabricada por Monsanto. Ningún agricultor puede cultivar las miles de variedades vegetales y granos que  Monsanto afirma tener sin el permiso de la empresa.

Para el pequeño productor, esto significa efectivamente que Monsanto tiene una licencia abierta para decirles lo que pueden o no pueden cultivar. Monsanto controla la mayor parte del mercado de semillas en los Estados Unidos y el litigio en contra de la poderosa multinacional lleva la amenaza de quiebra de una granja de gestión familiar. Para el consumidor medio, es probable que la producción de él o ella que compra en el supermercado – independientemente del productor – proviene de una semilla de Monsanto.

Y así, para muchos agricultores, Monsanto es el mercado agrícola.

 

Una cultura del miedo

Creve Coeur, Missouri basada Monsanto es el líder mundial en semillas genéticamente modificadas.Venta de semillas bajo sus 22 marcas – que incluyen Seminis, De Ruiter, Asgrow, Dekalb, Jung Kruger, Stewart y WestBred, la compañía cuenta con más de 4.000 variedades de semillas de más de 20 especies – incluyendo granos frescos y secos, brócoli y coles, zanahorias, pepinos, melones, pimientos, cebolla, calabaza, maíz dulce y tomates.

Además, Monsanto ofrece semillas manipuladas genéticamente para alfalfa, canola, algodón, sorgo, soja, remolacha azucarera y el trigo – que resulta en aproximadamente $ 800 millones al año en ventas de semillas, a partir de 2012. Aunque la ingeniería genética es lo que llega a los titulares, el 95 por ciento de la investigación de Monsanto es en fitomejoramiento convencional .

En los Estados Unidos el  Departamento de Agricultura reporta que, a partir de 2013 , el 90 por ciento de todo el maíz plantado en los Estados Unidos está genéticamente modificado. 93 por ciento de toda la soja y el 90 por ciento de todo el algodón también se modifican. Si bien no hay trigo modificado genéticamente actualmente en el mercado, el 75 por ciento de la papaya de Hawai, el 90 por ciento de la cosecha de canola y el 54 por ciento de grado de consumidor cosecha de remolacha azucarera en los EE.UU. son de las semillas transgénicas.

Mientras que la mayoría de las modificaciones incluyen la adición de pesticidas o herbicidas a la cubierta de la semilla, otras modificaciones buscan cambiar la identidad genética de los cultivos para mejorar el sabor o la apariencia, el aumento de rendimiento o haciendo que el cultivo sea más adecuado a diferentes ambientes de crecimiento.

La prueba definitiva de los peligros para la salud de los alimentos modificados genéticamente todavía no ha surgido, pero algunas investigaciones han relacionado los alimentos modificados genéticamente con el cáncer, lesiones en el estómago, alergias aumentadas, insuficiencia de órganos, complicaciones reproducción y toxicidad de la sangre. cultivos transgénicos también han sido vinculados a los trastornos ambientales , incluyendo colapso de colonias de abejas.

Muchos tienen miedos profundos sobre Monsanto a la luz de los antecedentes de la empresa. En 1984, Monsanto era el acusado en el juicio con jurado civil más larga en la historia de Estados Unidos, cuando la compañía fue demandada después de un tren descarrilado en Sturgeon, Missouri, la liberación de dioxinas en el medio ambiente. Mientras que el jurado determinó que los demandantes no estaban realmente perjudicados por la dioxina, consideró que Monsanto deliberadamente mintió sobre los peligros de la sustancia química. Monsanto fue golpeado con US $ 16,2 millones en daños y perjuicios, que fue revocada en apelación .

Mientras tanto, en 2003 Monsanto estableció por $ 300 millones de dólares con Alabama para volcar los bifenilos policlorados . En 2005, el Departamento de Justicia de EE.UU. presentó un acuerdo de enjuiciamiento diferido en el que Monsanto admitió haber falsificado sus libros yhaciendo sobornos a un funcionario indonesio .

 

Nuevos mercados

Otro tema de gran preocupación es la exploración del desarrollo de un pie de cría de marihuana disponible en el mercado de la compañía. Desde la legalización de la marihuana medicinal en los 29 estados y el uso de la marihuana recreativa en dos, cultivo de marihuana se ha convertido en un gran negocio – en el condado de Mendocino, California solamente, marihuana es una planta de $ 1.5 mil millones por año .

La producción comercial de la marihuana se lleva a cabo por los pequeños agricultores. Debido a la naturaleza fragmentada del sistema de regulación de la marihuana actual – en el que cada estado, condado y municipio tiene sus propias leyes – a un solo productor nacional tendría problemas para adaptarse a la multitud de micro-regulaciones que se enfrentaría, así como las actitudes de los los consumidores de marihuana.

“Creo que en parte es sólo una cosa de ritual, al igual que con muchas otras sustancias, como el café,” el profesor de economía de Harvard Jeffrey Miron , que ha investigado ampliamente la industria de la marihuana, dijo a CNBC. “Usted no quiere sólo una pastilla, te gusta la idea de caminar por la calle … y pedir un café y pasar por todo el ritual.”

A pesar de esto, Monsanto está tratando de posicionarse en el mercado. Como CNBC informó la semana pasada :

“La compañía está invirtiendo millones de dólares en esta nueva tecnología denominada ‘RNAi. Con ARNi, es posible manipular todo, desde el color de la planta para hacer la planta indigerible a los insectos. Con la marihuana medicinal, el ARNi se podría utilizar para crear plantas más grandes, más potentes curvas efectivamente el mercado y superior a la demanda legal de la planta. “

Actualmente, el gobierno federal reconoce la marihuana como una sustancia controlada que Programado y controla estrechamente la investigación sobre ella. Además, las estimaciones actuales tienen un desarrollo RNAi a los 5 a 10 años de distancia de su aplicación práctica.

 

Preguntas difíciles

Mientras que Monsanto no es el único modificador genético, es el líder de la industria, y – como Wal-Mart es el mercado minorista de caja grande – donde va, el resto de la industria va a seguir.

A principios de este mes, miles de manifestantes se manifestaron en contra de la aprobación de un proyecto de ley que permitiría a las multinacionales patentan las semillas transgénicas en Chile.”Esta ley pone las semillas en manos de unas pocas empresas transnacionales”, dijo Ivan Santandreu, miembro de Chile Sin Transgénicos (Chile sin transgénicos). “Esta medida no contribuye a la innovación y el bienestar de los agricultores independientes en absoluto. Lo que hace es poner en riesgo la soberanía alimentaria por lo que es dependiente de las grandes corporaciones “.

En última instancia, el mundo debe responder si es seguro dejar la producción de sus alimentos en manos de unos pocos entereses monopolicos.

Monsanto y Rusia

Poco se ha dicho hasta ahora del papel de Rusia ante el avance de las multinacionales americanas especialmente Monsanto. Este articulo puede dar pistas ya que me imagino que ese nuevo monstruo americano ambiciona plantar sus semillas tambien en Rusia y en China

¿Monsanto podría desatar la tercera guerra mundial?

AREA X (Especial para Urgente24) – Las impactantes actas relativas a la reunión, la semana pasada, del presidente ruso, Vladimir Putin, con el Secretario de Estado de USA, John Kerry, revelan la “extrema indignación” de los dirigentes rusos con el régimen de protección continua del presidente Obama hacia los gigantes mundiales de la biogenética, Syngenta y Monsanto, frente a la inminente ”apocalipsis de las abejas” que, según el Kremlin, “con toda seguridad” puede conducir a una guerra mundial.

monsantoSegún dichas actas, publicadas hoy en el Kremlin por el Ministerio de Recursos Naturales y Medio Ambiente de la Federación Rusa (MNRE), Putin estaba tan indignado por la negativa de Obama a discutir sobre este grave asunto, que durante 3 horas incluso rechazó reunirse con Kerry, quien había viajado a Moscú en misión diplomática, cediendo después a fin de no provocar una ruptura aún mayor entre ambas naciones.

En el centro de la disputa entre Rusia y USA, según el informe del MNRE, se encuentra la “indiscutible evidencia” de que un tipo de insecticidas neuro-activos relacionados con la nicotina, y conocidos con el nombre de neonicotinoides, están destruyendo la población de abejas de nuestro planeta, y que, de no controlarse, podrían destruir nuestra capacidad mundial para cultivar suficientes alimentos para alimentar su población.

La situación se ha vuelto tan grave, informa el MNRE, que la Comisión Europea al completo votó, la semana pasada, una prohibición cautelar de 2 años (empezará el 1 de diciembre de 2013) para pesticidas“mata abejas”, siguiendo el ejemplo de Suiza, Francia, Italia, Rusia, Eslovenia o Ucrania, países que habían prohibido anteriormente la utilización en el continente de estos peligrosos organismos genéticamente alterados.

Dos de los más temidos neonicotinoides que ahora han sido prohibidos son el Actara y el Cruiser, fabricados por el gigante suizo de las semillas y pesticidas biotecnológicos, Syngenta AG, quien da empleo a más de 26.000 personas en cerca de 90 países y que ocupa el tercer puesto del ranking mundial de ventas en el mercado comercial de semillas para la agricultura.

Es importante tener en cuenta, apunta el informe, que Syngenta, junto a otros gigantes de la biotecnología como Monsanto, Bayer, Down y DuPont, controlan actualmente cerca del 100% del mercado mundial de pesticidas, plantas y semillas genéticamente modificadas.

También es importante destacar en el caso de Syngenta, continúa el informe, que en 2012 fue acusada penalmente en Alemania por haber ocultado el hecho de que su maíz genéticamente modificado había matado ganado, y que se haya establecido una demanda colectiva por valor de US$ 105 millones en USA después de descubrir que había contaminado los suministros de agua de cerca de 52 millones de estadounidenses en más de 2000 distritos con su herbicida Atracina, que puede provocar cambios en el género de los animales.

Cómo de asombrosamente espantosa está la situación, se puede ver, según el MNRE, en el informe realizado el pasado marzo por American Bird Conservancy (ABC), desde el que se advierte del peligro en el que se encuentra el mundo y en el que podemos leer lo siguiente:

“Como parte de un estudio sobre los efectos del tipo de insecticidas más utilizado en el mundo, los neonicotinoides, la American Bird Conservancy (ABC) ha hecho un llamamiento a la prohibición de su uso como tratamiento de semillas, así como para la suspensión de todas las solicitudes a la espera de una revisión independiente de los efectos de dichos productos en las aves, invertebrados terrestres o acuáticos y el resto de animales salvajes”.

“Está claro que estos químicos tienen el potencial para afectar a toda la cadena alimentaria. La persistencia en el ambiente de los neonicotinoides, su propensión a los vertidos e infiltraciones en las aguas subterráneas, así como su acumulativo, y en gran medida irreversible, modo de actuar en los invertebrados plantea problemas ambientales significativos”, dijo Cynthia Palmer, coautora del informe y directora del Programa para Pesticidas del ABC, una de las organizaciones líderes en USA para la conservación de las aves.

El ABC encargó al mundialmente reconocido toxicólogo ambiental, Dr. Pierre Mineau, la dirección de la investigación. El informe de 100 páginas, “El impacto en las aves del insecticida más utilizado en el país”, revisa 200 estudios sobre los neonicotinoides, incluyendo la investigación de la industria obtenida a través de la Ley de libertad de información de USA. El informe evalúa el riesgo toxicológico para las aves y los sistemas acuáticos e incluye comparaciones extensas con otros pesticidas anteriores que han sido sustituidos por los neonicotinoides. La evaluación concluye que los neonicotinoides son letales para las aves y para los sistemas acuáticos de los que dependen.

“Un solo grano de maíz recubierto de neonicotinoides puede matar un pájaro”, dijo Palmer. “Incluso un ínfimo grano de trigo o colza tratado con el más antiguo de los neonicotinoides – llamado imidacloprid – puede envenenar fatalmente a un ave. Tan solo una décima parte de una semilla de maíz recubierta de neonicotinoides al día durante la época de incubación puede afectar a la reproducción”.

El nuevo informe concluye que los niveles de contaminación de los neonicotinoides, tanto en las aguas superficiales como las aguas subterráneas, en USA y en el mundo, están más allá del umbral conocido para matar invertebrados acuáticos.

Después de este informe condenatorio, la MRNE dice que un gran grupo de apicultores estadounidenses y medioambientalistas demandaron al régimen de Obama por el uso continuado de estos neonicotinoides indicando: “Vamos a llevar a la EPA (Environmental Protection Agency) ante los tribunales por su fracaso en la protección de las abejas de los pesticidas. A pesar de nuestro gran esfuerzo para alertar a la agencia sobre los problemas que plantean los neonicotinoides, la EPA continuó ignorando las claras señales de alerta de un sistema agrícola en dificultades”.

Y cómo de malo se ha vuelto el sistema agrícola mundial debido a estas plantas, pesticidas y semillas modificadas genéticamente, se puede ver, según el informe, en la propuesta de la Unión Europea de la semana pasada, seguida de la prohibición de los neonicotinoides, en la que se propone criminalizar prácticamente todas las semillas y las plantas no registradas en la Unión Europea, y en la que podemos leer lo siguiente:

Una nueva ley propuesta por la Comisión Europea podría ilegalizar el cultivo, la reproducción o la comercialización de cualquier semilla vegetal que no haya sido probada, aprobada y aceptada por una nueva administración europea llamada “Agencia de Variedades Vegetales de la UE”.

La nueva Ley de Material Reproductivo de las plantas de la Unión Europea nace con la intención de que sean los Gobiernos los que se hagan cargo de prácticamente todas las plantas y semillas. Aquellos jardineros que cultiven sus propias plantas a partir de semillas no reguladas podrían ser considerados criminales según esta ley.

El informe de la MRNE señala que, a pesar de que esta acción de la UE pudiera parecer acaso draconiana, es, sin embargo, totalmente necesaria para purgar el continente de la continua contaminación de estas “monstruosidades de semillas” criadas genéticamente.

Lo más desconcertante de todo, dice el MRNE, y aquello que ha enfurecido a Putin, ha sido el esfuerzo del régimen de Obama por proteger los beneficios de los productores de pesticidas por encima del daño catastrófico al que se está exponiendo el medioambiente, y como detalla el servicio de noticias de The Guardian en un artículo del 2 de mayo, titulado “Los EEUU rechazan la alegación de la EU de los insecticidas como principal razón del colapso de colonias de abejas”, en el que se puede leer:

“La UE ha votado esta semana a favor de una prohibición de 2 años para un tipo de pesticidas, conocidos como neonicotinoides, que han sido asociados al “colapso de las abejas”. El gobierno de USA informa, por el contrario, haber encontrado múltiples razones para el colapso de las colmenas”.

Para una razón “más verdadera” acerca de la protección de Obama de los gigantes de la biotecnología en nuestro mundo, el MNRE dice que puede leerse en este otro informe titulado “Cómo Barack Obama se convirtió en el hombre de Monsanto en Washington”, y en el que se llega a decir lo siguiente:

“Después de su victoria en las elecciones de 2008, Obama ocupó puestos clave con gente de Monsanto en aquellas agencias federales que ejercen una fuerza tremenda en temas de alimentación, la USDA y la FDA: en la USDA colocó a Roger Beachy, antiguo director del Monsanto Danforth Center, como director del Instituto Nacional de Alimentación y Agricultura; en la FDA, colocó al nuevo Zar de las cuestiones de seguridad alimentaria, el infame Michael Taylor, antiguo vicepresidente para políticas públicas de Monsanto, como comisionado adjunto. Taylor había sido fundamental a la hora de conseguir la aprobación de la hormona de crecimiento bovina de ingeniería genética de Monsanto”.

Y peor aún, después de que Rusia suspendiera la importación y uso del maíz modificado de Monsanto, tras la lectura de un estudio que sugería su relación con el cáncer de mama el pasado septiembre, el servicio de noticias de Russia Today informó sobre la respuesta de Obama:

La Cámara de Representantes de USA aprobó la semana pasada a última hora la incorporación en la Ley de asignaciones agrícolas de 2013 de una disposición que protege las semillas genéticamente modificadas de litigios frente a riesgos sanitarios.

La disposición, que se conoce oficialmente como la Farmer Assurance Provision, ha sido ridiculizada por los opositores del lobby biotecnológico como la “Monsanto Protection Act”, ya que despoja a los tribunales federales de la autoridad para detener de inmediato la siembra y venta de semillas genéticamente modificadas (OGM) al margen de la preocupación de los consumidores por su salud.

La disposición, también denunciada como “cláusula biotecnológica”, debería haber trascurrido por los comités de agricultura o judicatura para su revisión. En cambio,no se celebraron sesiones y el asunto era desconocido por la mayoría de los demócratas (quienes detentan la mayoría en el Senado)antes de su aprobación como parte del HR993, la ley de financiamiento a corto plazo que se aprobó para evitar el derribo del gobierno federal”.

El 26 de marzo, Obama firmaba la Monsanto Protection Act, garantizando así que el pueblo estadounidense no pueda recurrir contra el gigante de la biotecnología cuando millones de ellos caigan enfermos, muchos de los cuales acabarán muriendo seguramente en la que el informe del MRNE llama la mayor apocalipsis agrícola en la historia de la humanidad, mientras el 90% de las abejas salvajes han muerto ya en USA y cerca del 80% de las domesticas también.

Fuente: Urgente 24