Dalai Lama y los refugiados en Europa

Crisis de los refugiados

El Dalai Lama: “Alemania es Alemania, no puede convertirse en un país árabe”

Con palabras inusualmente contundentes, el Dalai Lama ha opinado por vez primera sobre la actual crisis de los refugiados. En una entrevista en Alemania consideró que la limitación del flujo de inmigrantes es “absolutamente necesaria”

 

Fotografía: Christopher Michel

En una sorprendente entrevista al diario alemán Frankfurter Allgemeine, el decimocuarto Dalai Lama, Tenzin Gyatso, realizó unas controvertidas declaraciones sobre la inmigración y crisis de los refugiados que chocan con la defensa de puertas abiertas y recriminación a Europa por “egoísta” del Papa de Roma, Francisco.

El líder del budismo tibetano y Premio Nóbel de la Paz, que ha vivido buena parte de su vida como refugiado, aseguró en la entrevista que Europa ya ha recibido a demasiados inmigrantes y no puede convertirse en un país árabe. “Europa, por ejemplo Alemania, no puede convertirse en un país árabe. Alemania es Alemania”, afirmó el Dalai Lama.

El Dalai Lama quiso dejar clara su visión sobre el Islam, una “religión fundada en el amor” donde puede haber diferencias entre facciones suníes y chiíes enfrentadas ancestralmente en Oriente Medio pero que “no representan el Islam ni a todos los musulmanes”, añadiendo que “personas malintencionadas las hay entre los budistas, cristianos, Judios y los hindúes”.

Para Tenzin Gyatso la proliferación de inmigrantes musulmanes en Europa -alrededor de un millón el año pasado- no sólo conllevó dificultades prácticas, sino también morales por el choque de culturas, por lo que “el objetivo debería ser que regresen y ayuden a reconstruir sus propios países”.