“I, pet goat II” – Análisis e interpretación

Se trata de este film de animación misterioso:

Del cuál, para mí, en el siguiente video se hace la mejor interpretación de su simbología oculta:

 

Anuncios

Qué impulsos motivan a un troll?

Psicopatología del troll

DoNotFeedTroll.svgDon´t feed the troll

La red ha propiciado la emergencia de nuevas patologías que se evidencian sobre todo en los comentarios que algunos contertulios realizan en los post. Cuando hablo de patologías no me estoy refiriendo naturalmente a las formas clásicas de patologia mental sino a algo más sutil: las patologias de los decires, las patologias de la discusión.

Es aqui donde cobra sentido el termino troll, que por conocido no voy a definir salvo para decir que es una emergencia de la web 2.0 y de su jerga.

El DSM-V ha sido muy criticado por abundar en una nosografía categorial que no hace sino ampliar más y más el listado de trastornos mentales hasta el paroxismo. Todo pareciera indicar que la mania categorial que guía a los ponentes de la APA no es una buena estrategia y que de seguir asi, muy pronto la asíndota del trastorno se confundirá con la curva de la normalidad impidiendo la discriminación entre normal y patologico.

Lo que mucha gente no sabe es que existe ya desde hace tiempo una corriente interna en la psiquiatría que propugna una nueva visión de la patología a través de ciertas dimensiones de la personalidad. Algo asi sucede con los tumores, los oncólogos ya no hablan de cáncer de mama, sino de marcadores biológicos y genéticos y sobre todo de positividad o negatividad del tumor a un determinado gen. En Psiquiatria no existen marcadores biológicos fiables pero si dimensiones de la personalidad que se encuentran en todos y cada uno de nosotros en distinto grado, un ejemplo de estas dimensiones es la “esquizotipia”, otra el “antagonismo”. En este artículo titulado “Te odio no me dejes” hay una buena explicación de la dimensionalidad.

El antagonismo es fácil de apresar como síntoma en ciertos trastornos mentales, por ejemplo en los niños se habla de trastorno oposicionista desafiante en donde se recalca el negativismo, como hace la psiquiatría clásica con ciertas patologias de los adultos, tambien en ciertos pacientes border-line hablamos de “demandas excesivas” o de elecciones destructivas por parte de ellos, tambien de ambivalencia y de la imposibilidad de estar solo al tiempo que se destruyen todos los vínculos de valor. Pero lo cierto es que este antagonismo de la patologia clásica no es considerado casi nunca como central en la personalidad de un paciente pues carecemos de una psicopatologia de lo dimensional. La verdad es que la observación de estas dimensiones requiere  de un instrumento mucho más fino, una lente de mayor potencia. Este instrumento es para mi la red, sobre todo las redes sociales y los blogs, la red 2.0, pues es precisamente esta red la que permite que los usuarios dejen comentarios y discutan o debatan con otros. Un magnifico observatorio para contemplar ciertas dimensiones como en este caso, el antagonismo que es al parecer el que tiene más adeptos.

El antagonismo puede definirse como la capacidad dialéctica para llevar la contraria o para oponerse a algo, usualmente a un argumento de autoridad. Aunque ciertas personas llevan a rajatabla este principio incluso en el hecho de vivir en antagonismo consigo mismo, seguramente esta es una posibilidad extrema. Piensen en lo siguiente:

¿Qué induce a una persona a dejar un comentario en un foro? ¿Por qué querria usted dejar su opinión en minoría con el resto de contertulios? o en cualquier caso ¿Por qué reincidir o insistir?

En un post anterior hablé precisamente del flaming en Internet y de cómo se habia propiciado que cada uno de nosotros llegáramos a la falsa conclusión de que cualquier idea es buena, merece la pensa difundirse o tiene el mismo valor que otras. Kahneman opina que cada uno de nosotros es capaz de construir una opinión sobre cualquier cosa. Somos simios opinadores, pero a cambio no sabemos discriminar qué es una opinión de qué es un hecho o una hipótesis.

Para el humano común, una opinión propia, es un hecho y un axioma, algo que no precisa demostración. Una opinión ajena es algo sometido a sospecha.

Mi impresión es que por lo general la gente común no deja comentarios y si lo hace es por civismo, por corresponder a alguién en su generosidad de compartir una determinada información. Lo usual es que los lectores asiduos de un blog tarden bastante tiempo en decidirse en dejar una marca de su paso por alli, la mayor parte de la gente son”vergonzosos” o “timidos” 2.0 y se inhiben cuando han de dejar una opinión. Es por eso que la mayor parte de comentarios en los post son positivos y remarcan la complicidad entre quien escribe y sus lectores.

Lo normal es no reincidir en los elogios, para no ser tachado de “pelota” por algun troll y pasarse de vez en cuando para aportar algo o hacer un comentario en la linea de apoyar los argumentos del autor tal y como se hace en las conversaciones corrientes. Pues una de las consecuencias de lostrollers es que impiden una conversación fluida entre varios, acaparan la conversación, la llevan a su territorio y espantan a todos los usuarios que osaron dejar algun rastro cercano. El troll pretende una relación de privacidad, complicidad y excepcionalidad con el autor. Algo que le acerca sin duda a una figura similar: el acosador. El troll es un acosador intelectual.

Lo normal es no dejar comentarios en lugares con los que no comulgamos, ni en ideas, ni en intereses o en disciplinas tan alejadas de la nuestra que no llegamos a componer ni siquiera un criterio. Personalmente dejo pocos comentarios en los blogs, solo en los de algunos amigos y en aquellos que se encuentran comprometidos por la linea neurocientífica que yo asumo como propia: la psicologia evolucionista, la psiquiatria o las neurociencias en general. Naturalmente no se me ocurre entrar en un blog religioso para decir que no creo en Dios, me parece que ese tipo de comentarios sobran, son, por asi decir extemporáneos, la indiferencia es normal y adaptativa pero el antagonismo no lo es. Hay que ahorrar esfuerzos.

El antagonista lo que quiere es discutir, disentir, oponerse, ridiculizar o encontrar las debilidades o contradicciones de un determinado argumento, más concretamente de un determinado autor. No hay que confundir al antagonista con el que no está de acuerdo con algo o el discrepante, lo que caracteriza al antagonista es que no quiere discutir sino imponer su verdad. Y no imponerla a cualquiera sino a aquel que admira, pues no hay que olvidar que el troll elige a quién comentar. Mas adelante volveré sobre este asunto de la admiración.

Y lo hace a través del rigor, el troll llega a obsesionarse tanto con un autor que es capaz de leerse todo un blog para poder conocer mejor los intereses del mismo. Es un especialista sobre un determinado autor. He de admitir que los trolls que he tenido podrian hacer su tesis doctoral sobre mi pensamiento.

Pero los trolls no hacen tesis doctorales ni tienen blog, se ocultan. Y lo hacen con nicks diversos, pseudónimos e incluso bajo heterónimos como Pessoa. Eltroll es sobre todo un impostor que asume varias personalidades y que muchas veces se apoya a sí mismo en sus argumentos a través de otra identidad. El troll cambia de identidad pero su IP no cambia demasiado y es por eso que es fácil desenmascararle, asi y todo es posible que vuelva con otra máscara. El anonimato de la web 2.0 favorece la aparición de trollersentre otras cuestiones aun más graves, pero llegará un dia en que la web encontrará alguna forma de protegerse de ellos. La web del futuro no será anónima, la gente tendrá que dar la cara como cuando vamos por la calle. Curiosamente hay un enorme debate en Intenet sobre el espionaje de ciertos gobiernos pero aun no he encontrado a nadie que propugne abandonar el anonimato. Espionaje y anonimato son pues compañeros de viaje.

Y es algo raro que no se atrevan a escribir su propio blog pues algunos de ellos tienen mucho que decir y saben decirlo bien. Dado que su discurso  es monotemático su pensamiento encajaría bien en un blog sobre cualquier disciplina o temática. Hace falta más investigación para saber porqué lostrolls no tienen su propio blog de troll, me atrevo a pensar que quizá su goce ande más bien por los senderos del antagonismo a secas, pero no estoy seguro, es posible que un blog dejara al desnudo sus carencias, vulnerabilidades o su verdadera identidad y es seguro que los trolls tienen una enorme dificultad con su identidad, incluso es posible que sufran algun tipo de difusión de identidad.

Y que la encuentren a través de oponerse a alguién a quien admiran. Lo interesante de la admiración es que nos obliga a situarnos en un peldaño inferior al que ocupa imaginariamente el admirado, la admiración (idealización) y devaluación son emociones que van en un mismo paquete. Cuando admiramos a alguien tenemos que preservar nuestro propio valor pues no hay admiración sin auto-humillación consciente y voluntaria. Es muy posible que algunas personas no sean capaces de admirar a alguien y conservar al mismo tiempo su autoestima, sin sentirse humillados o apabullados por aquel a quien admiran.

Y este es otro elemento a señalar respecto al troll. Me refiero a su autoestima.

Se trata de alguién con una excesiva autoestima, algo que se relaciona con lo que en psicologia y psiquiatría se conoce con el nombre de narcisismo.

Y el narcisismo empasta mal con la admiración pues la emoción que llamamos admiración existe para señalar el rango superior de alguien a quien consideramos más importante que nosotros mismos. ¿Como compaginar la admiración y mantener al mismo tiempo una autoestima hipertrofiada?

En realidad lo que hace sufrir al troll es la misma medicina que le podría curar, pues es precisamente la admiración lo que precisa reubicar sin que sea necesario sufrir por cada menoscabo de su narcisismo que en cualquier caso es exagerado. Cada interaccion con el admirado se traduce en una marca de sufrimiento narcisista pero también en una promesa de redención. Es por eso que el troll es adicto a volver y a reincidir en el mismo patrón de seguimiento y persecución del admirado, simplemente no puede parar.

Y es por eso que terminan por convertirse en odiosos. Y cuando los baneas utilizan el argumento del acosador. Se trata de un atentado a su libertad de expresión, pasando por alto el hecho de que en nuestra casa somos libres de aceptar visitas o despedirlas.

Existen muchos contenidos distintos en los trollers, algunos están especializados en politica (los que más) pero tambien existen trollersespecialistas usualmente en pseudociencias y new age. Su negación de la importancia de la ciencia, el oscurecimiento entre creencia e ideas y la critica implacable a los argumentos racionales les identifica. Usualmente los trollersson dogmáticos y a veces incluso fanáticos, pero lo que más les caracteriza es la negación de un saber en el otro.

Criterios operativos para el diagnóstico.-

  1. Se trata de personas con múltiples identidades, casi siempre falsas y cambiantes. Cuando son detectados vuelven con otra identidad.
  2. Uso de un lenguaje rimbombante, tangencial, hermético, misterioso o de largas parrafadas que denotan enciclopedismo y erudición, usualmente parrafadas extraídas de otros blogs cuya autoría se  atribuyen con el fin de darse autobombo.
  3. Hostilidad más o menos manifiesta, sarcasmos, ironias, descalificaciones, argumentos ad personam, señalizaciones de errores, identificación de contradicciones periféricas y discurso orientado a los pequeños detalles obviando la totalidad.
  4. Negativa a asumir un diálogo entre personas a las que se puede aportar y a la vez ser enriquecido por ellas. El troll no quiere intercambiar información ni disfruta con el coloquio, tiene un sistema de aprendizaje cerrado, lo sabe todo ya, son los demás los que están equivocados.
  5. Inconsciencia total del malestar que generan en los demás, ausencia total de una conciencia de ser pesado, reiterativo, hostil o irrelevante.
  6. Mantenimiento de una idea o causa difícil de explicitar, usualmente una causa pseudocientifica o con poca base racional.
  7. El criterio principal sin embargo es de matiz subjetivo: el lector se aburre de leer siempre los mismos argumentos.

Tratamiento.-

Como siempre sucede en medicina la mejor medicina es la aplicación precoz del baneo. El baneo ha de hacerse sin contemplaciones y sin dar oportunidad a la cháchara al troll, no hay que olvidar que son muy hábiles y tienen mucha labia. Cualquier argumento será desmontado por otro y se da pábulo a seguir en un bucle sin fin de “dimes y diretes”. Ni en el parlamento se puede ir más allá de una réplica y contraréplica, de modo que en Internet hay que aplicar esa misma regla, los argumentos no pueden retorcerse hasta el paroxismo.

De manera que lo mejor es la detección precoz, algo que no es nada intuitivo y es por eso que este post quiere servir de ayuda en tal detección.

sigue https://carmesi.wordpress.com/2013/06/11/psicopatologia-del-troll/

Hacia una pedagogía de la disidencia.-

Paul Graham es un ensayista inglés que procede del mundo de la programación y que ha estudiado el tema de las discrepancias proponiendo una pirámide de calidad entre nuestras tendencias naturales a la discrepancia. Algo así como “discrepa pero con fair play”, con calidad argumental y sobre todo discrepa sin trampas.

He hecho una pequeña revisión de discrepancias aqui mismo en mi blog y he llegado a ciertas conclusiones interesantes. dejando aparte a los trolls que tienen su propia dinámica y sus propias motivaciones, la más frecuente  es lo que Graham ha llamado “contradicción”. Para entender mejor estos niveles de argumentación, es mejor que el lector eche una ojeada a este gráfico, llamado por Graham la jerarquía del desacuerdo.

Jerarquía_de_desacuerdo_de_Graham.svg

Como podemos observar el nivel más bajo, está ocupado por los que insultan y no oponen ningún argumento al autor de una idea determinada. Es la octava más baja de la oposición y probablemente responde a IQs bajos o fanatismos desesperados. A continuación tenemos los argumentos “ad personam” es decir aquellos argumentos destinados a desacreditar al autor de una determinada idea, incluyen comentarios desfavorables o criticas o suposiciones sobre sus creencias o intereses determinados, siempre bajo la sombra de una sospecha. El siguiente nivel está ocupado por criticas no ya a la persona sino al argumento en sí sin considerar la esencia del mismo y con un tono la mayor parte de las veces ofensivo, es posible que incluso con algún matiz personal.

La contradicción que es el nivel más frecuente al menos en mi blog es aquel donde se presentan argumentos en contra que se toman como verdades universales junto con la acusación simétrica de que el autor no presenta “evidencias” o papers que justifiquen sus ideas. Por contra las evidencias que presenta el disidente son dogmas de fe e indiscutibles.  El contraargumento ya tiene una mayor calidad y el disidente se asegura de presentar evidencias que respalden su opinión si bien suele tratarse de “copia y pega” o traducciones literales de ideas presentadas por otros.

La refutación ya tiene un nivel más adecuado para la discusión aunque si bien no atiende a la esencia de lo que se dice o pretende decir se sostiene en evidencias que tratan de encontrar el error en la formulación del autor.

Por último, el nivel más alto de desacuerdo es aquel donde el contrincante atiende al “fondo de la cuestión” y mantiene una opinión propia bien fundada en su experiencia. El disidente refuta el tema central y desatiende los datos que proceden de otros. Puede estar en desacuerdo pero se trata de un desacuerdo relevante en el sentido de que puede recomponerse con ideas paralelas o que puede complementarse o integrarse con las ideas ajenas.

Naturalmente también hay otro nivel más arriba que no contempla Graham: se trata de laepoché: no juzgar y dejar pasar los desacuerdos para ir a lo importante: las sinergías y la contemplación de los argumentos del otro.

Relacionado:

https://yahel.wordpress.com/2015/01/22/la-disidencia-es-una-enfermedad-mental-un-futuro-de-borregos/

https://yahel.wordpress.com/2007/03/01/el-miedo-a-la-disidencia-otro-blogger-censurado/

https://millenio.wordpress.com/2013/09/18/la-dinamica-de-la-tirania/