El bosque en donde se suicidan las personas

Anuncios

Horrores de Fukushima de la vida real: Chica se rocía en combustible , y se quema viva llorando “¿Por qué este desastre nuclear nos pasó?” (Videos)

Lunes, 28 de octubre 2013 07:29

(Antes de que sea News)

Por Susan Duclos

Aunque la mayoría de las discusiones sobre Fukushima son acerca de los informes de situación sobre las fugas de radiación de la planta nuclear paralizada y las fugas de radiación posteriores y el agua contaminada que se vierte por cientos de toneladas diarias, en el Océano Pacífico,  ENENews pone de relieve el costo humano de los residentes japoneses, un verdadera historia de terror en  la vida de una familia y una joven que desde  el 2012, siguió tratando de suicidarse.

Ella teneíadolores de cabeza, dolores de estómago, dolores de garganta, intentó saltar por una ventana de un piso, entonces como falló ella se roció con gasolina y trató de encenderlo  se prendió fuego, gritando: “¿Por qué este desastre nuclear que nos pasó?”

Eso y otras historias reales de terror  se  dicen en los dos primeros videos que se muestran a continuación, subido a YouTube en junio de 2013, con subtítulos en inglés.

El tercer video es otra historia de terror, esta vez para el mundo en Fukushima que sigue siendo una amenaza global. La situación de Fukushima y el Océano Pacífico.

 

Susan Duclos posee / escribe Wake up America

Farmer ve 16 de sus 30 caballos mueren repentinamente

Pakalert Press

The Guardian : Durante décadas, el criador de caballos [Tokue Hosokawa] de  62-años de edad, apenas registró que su granja era tan sólo a 40 kilómetros al noroeste de la central nuclear de Fukushima Daiichi.[…] Al igual que otros agricultores de Fukushima, Hosokawa ignoró una orden del gobierno para exterminar a todos sus caballos y vacas. […] “Justo después del accidente uno de los caballos dio a luz.Cuando vi que el potro poniendose de  pie y comenzar a alimentarse de  su madre, yo sabía que no había manera de que pudiera salir. “[…] En enero de este año, se dio cuenta de que varios de los 30 que quedaban, sobre todo los potros, se había vuelto inestables sobre sus pies. […] En cuestión de semanas, 16 habían muerto en circunstancias misteriosas. Las autopsias de cuatro de los caballos no encontraron ninguna evidencia de la enfermedad y las pruebas revelaron niveles de cesio en 200 becquerelios por kilo – cuatro veces más altos que el límite de seguridad establecido por el gobierno para los productos agrícolas, pero no lo suficientemente alto como para poner en peligro inmediato la salud. […] “Me preocupa que encontraremos más caballos  muertos en este invierno.” […]