Cuando la CIA, espolvoreó LSD en un pueblo francés

GUERRA QUÍMICA

Cuando la CIA utilizaba ciudadanos franceses como conejillos de India

Un periodista estadounidense, que estaba investigando experimentos de control mental de la CIA durante la Guerra Fría, descubrió documentos de una noticia no explicada en Francia. Él dice que en 1951 la CIA probó en Francia un arma secreta: aerosolización LSD. La prueba se llevó a cabo en un pueblo en el Gard, sin el conocimiento de la gente y las autoridades. Pero salió mal y causó 7 muertes.Un periodista estadounidense que investigaba los experimentos de control mental realizados por la CIA durante la guerra fría ha descubierto una serie de documentos sobre un hecho inexplicado que se produjo en Francia. Según este periodista-investigador, en 1951 la CIA ensayó en Francia el uso de un arma secreta: la propagación de LSD por aerosol. Afirma que el experimento se desarrolló en una localidad del departamento de Gard, a espaldas de sus habitantes y de las autoridades. Pero el asunto se complicó y el experimento provocó 7 muertes. A pedido nuestro, Hank Albarelli ofrece un resumen de su investigación a los lectores de la Red Voltaire.

Pedimos Hank Albarelli resumir su búsqueda de los lectores de la Red Voltaire.

| 16 DE MARZO 2010

+
JPEG - 23.4 kb

Un periodista estadounidense que investigaba los experimentos de control mental realizados por la CIA durante la guerra fría ha descubierto una serie de documentos sobre un hecho inexplicado que se produjo en Francia. Según este periodista-investigador, en 1951 la CIA ensayó en Francia el uso de un arma secreta: la propagación de LSD por aerosol. Afirma que el experimento se desarrolló en una localidad del departamento de Gard, a espaldas de sus habitantes y de las autoridades. Pero el asunto se complicó y el experimento provocó 7 muertes. A pedido nuestro, Hank Albarelli ofrece un resumen de su investigación a los lectores de la Red Voltaire.

| 30 DE MARZO DE 2010

+
JPEG - 23.4 KB

El 13 de febrero de 2010 el canal de televisión estatal [francés] France 3 transmitió [el documental investigativo] «Le Pain du diable» [En español, El Pan del diablo], telefilm de Bertrand Arthuys que reconstruye minuciosamente el caso de [de experimentación química] en el pueblo de Pont-Saint-Esprit, en Francia. Este telefilm describe la locura que se apoderó de esa pequeña localidad francesa, las sospechas que recayeron sobre el panadero del pueblo y la voluntad de ciertas autoridades de esconder algo. Pero termina con una interrogante. Sesenta años después, todavía se ignora el origen de lo sucedido.
_____________________________________________

Dos misterios que parecen no tener nada en común despiertan desde hace décadas el interés de los más serios investigadores, dejándolos además perplejos. Se trata del extraño y aparente «suicidio» del doctor Frank Olson, ocurrido en Nueva York en 1953, y de la misteriosa ola de delirios alucinatorios ocurrida en 1951 en un pequeño pueblo francés.

Como vienen explicándolo desde hace 35 años numerosos recuentos difundidos a través de boletines informativos de televisión y sitios de Internet, existen sospechas de que la muerte de Olson fue resultado de una operación criminal instigada por el gobierno [estadounidense], aunque no ha sido posible definir hasta hoy ningún asesino ni móvil plausible. La crisis de locura que se apoderó de la localidad de Pont-Saint-Esprit, en el sur de Francia, ha desconcertado a los científicos durante décadas y muchos de ellos descartan de un manotazo las fuertes sospechas que apuntan hacia una especie de ataque con LSD, simplemente porque los medios y móviles de ese tipo de crimen escapaban entonces a la atención del público.

Fue en 1995 que comencé a investigar seriamente la muerte del doctor Frank Olson, un bacteriólogo estadounidense que trabajaba en el ultrasecreto centro de guerra biológica del US Army en Fort Detrick, Estado de Maryland. En aquel entonces estaba yo muy lejos de imaginar que mi descubrimiento sobre la existencia de un crimen detrás de la muerte de Olson coincidiría hasta tal punto con los horribles acontecimientos que se produjeron en Pont-Saint-Esprit en agosto de 1951.

Mi libro de 900 páginas Un terrible error: el asesinato de Frank Olson y los experimentos secretos de la CIA durante la guerra fría, recoge detalladamente la coincidencia entre ambos hechos. Recientes informes que hablan de un «importante escándalo diplomático y político en ciernes y potencialmente perjudicial para las relaciones franco-estadounidenses», al referirse a la explicación y la documentación de mi libro sobre la intoxicación colectiva de Pont-Saint-Esprit, me han impulsado a redactar este artículo, destinado a todos el que quiera obtener más información sobre esos dos hechos.

La extraña ola de locura ocurrida en Pont-Saint-Esprit afectó a más de 500 personas, provocando directamente la muerte de al menos 5 de ellas y 2 suicidios. Durante los más de 50 años transcurridos desde entonces, el incidente fue atribuido sucesivamente a un envenenamiento debido al cornezuelo [Claviceps purpurea, hongo parásito del centeno. Nota del Traductor.], o sea por ingestión de un pan infectado por ese hongo alucinógeno, o a un envenenamiento con mercurio. Una gran mayoría de los científicos creíbles que han estudiado el asunto estimaban hasta hace poco que la causa seguía siendo desconocida.

Un diario francés de aquella época describe aquel extraño drama: «No es un drama de Shakespeare ni un cuento de Edgar Allan Poe. Se trata, por desgracia, de la triste realidad de todo Pont-Saint-Esprit y sus alrededores, donde se desarrollan actualmente aterradoras escenas de delirios alucinatorios. Escenas que parecen surgidas directamente de la Edad Media, saturadas de horror y de sufrimiento, preñadas de sombras siniestras.»
Un breve artículo de Time Magazine, y más tarde un importante diario estadounidense que mantiene estrechos vínculos con la CIA, hacían la siguiente descripción: «Entre las personas afectadas, los delirios iban en aumento: los afectados se retorcían frenéticamente en sus camas, gritando que flores rojas les brotaban del cuerpo.» Otros comentaristas enviados al lugar describían escenas de personas que se arrojaban por las ventanas, hombres y mujeres que se arrancaban las ropas y corrían desnudos por las calles, niños que decían tener el estómago lleno de serpientes.

Noticieros de la ORTF

Poco después del incidente, en septiembre de 1951, científicos que escribían en el muy respetado British Medical Journaldeclararon que la «ola de envenenamientos» era resultado de una intoxicación provocada por el cornezuelo del centeno. Pero aquella explicación se basaba únicamente en las conclusiones de los especialistas en bioquímica enviados al lugar por los laboratorios Sandoz, situados cerca de allí, en Basilea (Suiza). Entre los miembros de aquel contingente se encontraba el doctor Albert Hofmann, el primer científico que había logrado sintetizar el LSD, el 16 de noviembre de 1938.

En el momento de la visita del grupo de Sandoz a la localidad de Pont-Saint-Esprit, tan sólo unos pocos científicos en todo el mundo, no más de 8 o 10, conocían la existencia del LSD. Además, otro hecho incluso más importante aun es que absolutamente nadie en la Francia de 1951, fuera de algunos responsables de Sandoz, sabían que esa firma estaba realizando actividades secretas en estrecha colaboración con la CIA.

JPEG - 16.3 KB
En 1938, el químico Albert Hofmann (1906-2008) logra sintetizar para el laboratorio Sandoz el principio activo del cornezuelo del centeno, o sea el LSD. En 1951, Albert Hofmann participa como experto en el caso de Pont-Saint-Esprit.

Sandoz no sólo proporcionaba a la CIA importantes cantidades de LSD sino que también servía a esa agencia estadounidense de consejero sobre sus posibles usos, con fines defensivos u ofensivos, específicamente con vistas a la realización de experimentos en Estados Unidos y Europa. Resumiendo la larga explicación que desarrollo en mi libro: la intoxicación de Pont-Saint-Esprit era resultado de un experimento realizado de forma conjunta por el US Army [El ejército de los Estados Unidos] y la CIA en el marco del Proyecto MK/ULTRA. El experimento realizado en Francia se hallaba bajo la supervisión de la División de Operaciones Especiales de Fort Detrick, el mismo departamento que dirigía por entonces el doctor Frank Olson.

Creo importante precisar que la intriga general que rodea el misterio de Pont-Saint-Esprit me pareció especialmente clara y coherente, pero la encontré también bastante chocante, a pesar de que yo no me asqueo fácilmente. Después de una investigación más profunda, todo el escenario resultó ser todavía más interesante en sus más sutiles detalles y su naturaleza manifiesta. Incluso hoy en día un sitio del Departamento de Justicia en Internet destinado a prevenir sobre los peligros del LSD afirma que a principios de los años 1950, «la Sandoz Chemical Company llegó incluso a promover el LSD como arma química secreta potencial ante el gobierno estadounidense. Su principal argumento era que una pequeña cantidad de esa droga vertida en el sistema de aprovisionamiento de agua o pulverizada en el aire puede desorientar y poner en estado sicótico a toda una división militar, volviéndola inofensiva e incapaz de combatir.» Sin hablar, claro está, de todos los habitantes de un pueblo o de toda una ciudad.

De hecho, al profundizar en el asunto, descubrí un día una serie de documentos secretos del FBI que demuestran que, un año antes del experimento de Pont-Saint-Esprit, la División de Operaciones Especiales de Fort Detrick había realizado un experimento similar en la red subterránea del metro de Nueva York. Según se indica en una nota del FBI fechada en agosto de 1950, «Los experimentos de guerra biológica que representantes del Departamento del Army debían realizar en la red del metro subterráneo neoyorquina en septiembre de 1950 han sido pospuestos hasta una fecha indefinida.».

Cuando hablé de aquella nota con varios ex bioquímicos de Fort Detrick, estos me informaron confidencialmente que los experimentos en Nueva York «estaban pospuestos hasta que terminara el experimento que debía hacerse en Francia». Un ex científico de la División de Operaciones Especiales agregó: «Los resultados globales del experimento en el sur de Francia fueron positivos, pero también comprobamos un efecto indeseable, o que convendría llamar ahora una reacción del “cisne negro”. No habíamos previsto en lo absoluto que morirían varias personas. El experimento no debía llevar a eso, así que fue reenviado a la oficina de estudio.»

Los mismos científicos confirmaron que, después del experimento de Pont-Saint-Esprit, la División de Operaciones Especiales de Fort Detrick volvió nuevamente a Nueva York en 1956 para realizar los experimentos designados como operaciones Big City y Mad Hatter [Llamado en español El Sombrerero Loco, Mad Hatter es un personaje de Alicia en el País de las Maravillas. NdT.]. Se trataba de proyectos secretos que implicaban la pulverización de productos químicos, en forma de aerosol, a través del tubo de escape de un automóvil conducido alrededor de Nueva York, por la CIA y científicos del ejército de los Estados Unidos. Anteriormente, en 1952 y 1953, varios experimentos más limitados ya habían sido realizados en vagones del metro de Nueva York por George Hunter White, un agente del Buró Federal de Narcóticos que trabajaba en secreto como agente de la CIA. Al menos en dos ocasiones White hizo estallar artefactos de aerosol especialmente concebidos para ello y llenos de LSD.

En 1973, la CIA destruyó los informes escritos de White vinculados a aquellos experimentos. Retrocediendo en el tiempo descubrí la verdadera causa de la intoxicación registrada en el sur de Francia. Una nota de un informante confidencial de la CIA que me fue entregada en 1999 constituyó la primera prueba sólida que tuve en mis manos indicando que algo no estaba claro en aquel incidente. Aquel informe, fechado en diciembre de 1953, relataba un encuentro entre un informante no identificado y un responsable de Sandoz Chemical Company en Nueva York. El informante escribía que, «después de varias copas», el responsable de Sandoz dejó escapar que «El “secreto” de Pont-Saint-Esprit era que el pan no era para nada la causa», antes de proseguir diciendo que «Durante varias semanas los franceses confiaron a nuestros laboratorios [la realización de] análisis de pan. No era cornezuelo del centeno sino un compuesto del tipo dietilamida».
El responsable [de Sandoz] quería decir con eso que una droga sintética era la causa de la ola de locura registrada en Pont-Saint-Esprit. Según su propio informe, el informante de la CIA preguntó entonces: «Si la sustancia no estaba en el pan, ¿cómo llegó entonces al organismo de la gente?»

A lo que el hombre de Sandoz contestó: «Un experimento.»
Ya preocupado, el informante inquirió: «¿Un experimento?».
Y el responsable de Sandoz responde entonces con una evasiva:
«Quizás, el gobierno francés», sabiendo que el informante estadounidense conocía probablemente la identidad de los verdaderos autores del experimento. Fue, en definitiva, una gran escena de comedia político y subterfugio que terminó con las siguientes palabras del responsable de Sandoz: «Una razón secundaria que explica mi presencia aquí en Estados Unidos es que tengo que deshacerme de nuestro LSD. Si estalla la guerra, nuestro LSD desaparecerá.»

JPEG - 12.1 KB
Según la prensa estadounidense, como consecuencia de la publicación del libro de Hank Albarelli, Erard Corbin de Mangoux, director de la DGSE [Dirección General de la Seguridad Exterior, la agencia de inteligencia de Francia. NdT.], hizo llegar un pedido de explicaciones al Departamento de Estado.

El indicio que descubrí después en la cadena de pruebas era un documento de la Casa Blanca, sin fecha, que parece haber sido parte de un expediente más amplio que fue entregado a los miembros de la Comisión Rockefeller, conformada en 1975 por el presidente Gerald Ford para investigar sobre las prácticas abusivas de la CIA [1]. Este documento contenía los nombres de dos ciudadanos franceses secretamente pagados por la CIA y se refería de forma directa al «incidente de Pont-Saint-Esprit», vinculando además a un ex experto de la CIA en guerra biológica y al jefe de la División de Operaciones Especiales en Fort Detrick. Este último documento, junto al anterior, representaba para mí la prueba irrefutable.

JPEG - 16.9 KB

En 2005, un reportero del diario Baltimore Sun, Scott Shane, quien trabaja actualmente en el New York Times, escribía: «El [US] Army no tiene ningún documento sobre MK/NAOMI ni sobre la División de Operaciones Especiales [de Fort Detrick.» Cuando Scott, y posteriormente yo mismo, pedimos los expedientes sobre ambos, el ejército respondió que «no lograba encontrar ninguno».

En 1973 la CIA destruyó todos sus archivos sobre MK/NAOMI y su trabajo con la División de Operaciones Especiales de Fort Detrick. Una de las razones mencionadas para justificar su destrucción, según explicó la CIA, era que «la gente no entendería o malinterpretaría las razones que llevaron a la agencia a emprender muchos de sus proyectos». Cuando el reportero Shane trató de que un ex oficial de alto rango de la División de Operaciones Especiales le hablara los proyectos anteriores de la División, Andrew Cowan Jr. le respondió: «Yo simplemente no doy entrevistas sobre ese tema. Eso debe por lo menos seguir estando clasificado para evitar que esas informaciones vayan a dar a manos de algún exaltado.»

Ya escribí anteriormente, en este mismo artículo, que el experimento de Pont-Saint-Esprit me pareció chocante desde el primer momento. En muchos aspectos, sigo sintiendo esa misma sensación. Es posible que no sea, sin embargo, por todas las razones que muchos de los lectores pudieran imaginar. Primero que todo, me asquea leer en Internet las reacciones sobre el tema que abordo en mi libro, como por ejemplo, «Bueno, por lo menos no lo hicieron en una pequeña ciudad de Estados Unidos.», o peor todavía «¿Por qué no escogieron una ciudad en México? Es más cerca.» Me entristece comprobar que algunos estadounidenses se han dejado ganar por el desencanto y que se han vuelto insensibles a las acciones arrogantes y horribles de la CIA en el pasado.

Hoy por hoy la tortura tiene, en Estados Unidos, la aprobación de gran parte de la población. Algunos estadounidenses mejor intencionados dicen que rezan por un regreso a «un país cuyo gobierno honraba, respetaba y observaba los derechos humanos y las leyes y tratados internacionales», protegiendo a los prisioneros de guerra, combatientes enemigos y prisioneros. La realidad, sin embargo, es que todo examen objetivo y serio de la historia de la guerra fría en Estados Unidos saca sistemáticamente a la luz numerosos procedimientos de horrible maltrato contra los detenidos y prisioneros extranjeros.

El proyecto Artichoke de la CIA, puesto en práctica en los años 1950 y 1960, sometió a numerosos prisioneros extranjeros y presuntos agentes dobles a tratamientos bárbaros, entre ellos electrochoques, lobotomías y choques de insulina provocados con drogas. Innumerables ciudadanos estadounidenses desaparecieron de las calles de Nueva York y San Francisco para convertirse en víctimas de experimentos secretos únicamente por ser miembros de grupos minoritarios; pobres, desahuciados, criminales o considerados como tal, y prostitutas. Muchos de ellos sufrieron secuelas físicas y mentales permanentes como consecuencia de tales experimentos.

En los años 1950 y 1960 se administró LSD a unos 6 500 soldados estadounidenses, sin que ellos lo supieran. Muchos de ellos tuvieron que vivir el resto de sus vidas en un permanente sufrimiento, otros se suicidaron. En 1953, la CIA encarceló y torturó durante 8 meses en Panamá a un ciudadano extranjero simplemente porque se sospechaba que había colaborado con responsables de la inteligencia francesa.

Es muy probable que la CIA haya asesinado posteriormente a ese mismo hombre luego que este revelara anónimamente a un periodista que él conocía la identidad de la persona que ordenó el asesinato del presidente John F. Kennedy.
Entrevista de Hank Albarelli concedida a Russia Today (12 de marzo de 2010), en inglés.

Anuncios

Asesinatos Illuminati

Asesinatos Illuminati (Video)

Domingo, 18 de mayo 2014 08:24

(Antes de que sea de Noticias)

N.Morgan ) Los Illuminati, que ha tomado sobre nuestro sistema político, así como de nuestra economía, también es conocido por sus asesinatos sancionados estatales. El 13 de julio, el New York Times publicó un artículo sobre la CIA que ejecuta un escuadrón de la muerte utilizando las fuerzas especiales militares de Estados Unidos contra los terroristas extranjeros sin la aprobación del Congreso, por orden del ex vicepresidente Dick Cheney. La historia del Times confirma las afirmaciones de Seymour Hersh marzo 2009 que un escuadrón de la muerte había sido creado que informaron directamente a Cheney utilizando personal de las fuerzas especiales. El proyecto secreto de la CIA fue cerrado por el director de la CIA, Leon Panetta, cuando se enteró el 23 de junio. Se aprobaron los detalles del proyecto al día siguiente ante el Congreso de EE.UU. y dio lugar a furor por los informes.

Nuestro gobierno tiene una sección especial de personas, cuyo único propósito es matar a quien se ha considerado un problema. Son asesinos entrenados, la élite de la élite en sus campos. Son los hombres de la sombra, que desaparecen como si nunca hubieran existido.En un evento de “Great Conversations” (MP3) en la Universidad de Minnesota la noche anterior, el legendario periodista de investigación Seymour Hersh puede haber hecho un poco más noticias de lo que pretendía al hablar sobre los nuevos presuntos casos de espionaje interno de la CIA, y alrededor de una continua operación militar encubierta que él llama un “anillo ejecutivo de asesinatos”. Hersh habló con mucha confianza sobre estos hallazgos de su informe actual, que él no ha escrito acerca aún. En un intercambio de correos electrónicos después, Hersh dijo que sus declaraciones fueron “una respuesta honesta a una pregunta” desde el moderador del evento, U de M politólogo Larry Jacobs y “no algo que quería habitar en público.”

Testimonio del asesino de la CIA reclutados de Navy SEALs va en línea con los documentos

El periodista de investigación Seymour Hersh describe “anillo ejecutivo de asesinatos ‘

Más historias:

Los federales toman el control total en América-Preparación para la Ley Marcial Bajo la Ley del Senado N º 510 (Video)

América: La acumulación de Viñetas y Preparación para la Pandemia? (Video)

Busted! CNN Noticias Pentágono Crisis Corresponsal Actor! Sandy Hook testigos falsos!!!(Video)

HSBC Bank: Shocking Campaña del Nuevo Orden Mundial! (Video)

Martial Law Is Coming-Truth Radio Road Report (Video)

Departamento de Agricultura de Ordenes Submachine Guns And 30 revistas Ronda! (Video)

Más historias aportado por N. Morgan

También se ofrece en:

AlternativeNewsToMe1 – WordPress

¿Cómo la CIA transformó a Dr. Zhivago en un arma contra Rusia – Paul Craig Roberts

ago en un arma – Paul Craig Roberts

¿Cómo la CIA Made Dr. Zhivago en un arma

Paul Craig Roberts

Propaganda de la Guerra Fría estadounidense tuvo poco, o nada, que ver con el colapso de la Unión Soviética. Sin embargo, con la dramatización de la mendacidad Soviética hizo que el mundo ciego a la mendacidad de Washington.

Cuando las autoridades soviéticas nse egaron a publicar la obra maestra de lprominente escritor soviético Boris Pasternak, El doctor Zhivago, la CIA lo lo convirtió en un golpe propagandístico. Un periodista italiano y miembro del Partido Comunista aprendidó del manuscrito suprimido y se ofreció a llevar el manuscrito a la editorial comunista italiana en Milán, Giangiacomo Feltrinelli, que publicó el libro en italiano sobre las objeciones soviéticas en 1957. Feltrinelli cree que el Dr. Zhivago era una obra maestra y no que el gobierno soviético era una tontería tomar el crédito para la realización de su más grande escritor. En cambio, un Kremlin dogmático e inflexible jugó en las manos de la CIA.

Los soviéticos hicieron un escándalo tal sobre el libro que la controversia elevó el perfil del libro. De acuerdo con documentos de la CIA recientemente desclasificados, la CIA vio el libro como una oportunidad para que los ciudadanos soviéticos se preguntan por qué una novela de un escritor tan prominente de Rusia sólo estaba disponible en el extranjero.

La CIA organizó una edición en idioma ruso que será publicada y distribuida a los ciudadanos soviéticos en la Exposición Universal de Bruselas de 1958. El golpe propagandístico fue completa cuando Pasternak recibió el Premio Nobel de Literatura en octubre de 1958.

El uso de la novela de Pasternak para socavar la creencia de los ciudadanos soviéticos en su gobierno continuó en fecha tan tardía como 1961. Ese año yo era un miembro del programa de intercambio estudiantil EE.UU. / URSS. Nos animaron a llevar con nosotros copias de Dr. Zhivago. Nos dijeron que era poco probable inspectores de aduanas soviéticos saben Inglés y ser capaces de reconocer los títulos de los libros. Si se le pregunta, tuviéramos que responder “la lectura de viaje.” Si se reconocen y se confiscaron, sin preocuparse de las copias. Las copias eran demasiado valiosos para ser destruidos. Los funcionarios de aduanas serían primero leer los mismos libros y luego venderlos en el mercado negro, una forma eficaz de difundir la distribución.

Usted puede leer el informe del Washington Post here: http://www.washingtonpost.com/world/national-security/during-cold-war-cia-used-doctor-zhivago-as-a-tool-to-undermine-soviet-union/2014/04/05/2ef3d9c6-b9ee-11e3-9a05-c739f29ccb08_story.html

Los documentos desclasificados de la CIA se pueden leer here:http://apps.washingtonpost.com/g/page/world/the-cia-and-doctor-zhivago-explore-the-cache-of-documents/924/

Lo que me llama la atención acerca de los memorandos de la CIA es lo similar que el gobierno de Estados Unidos es hoy al gobierno soviético de 1958. El jefe de la División Soviética de la CIA describe en una nota de julio 1958 por qué el Dr. Zhivago era una amenaza para el gobierno soviético.La amenaza residía en el “mensaje humanista de Pasternak que toda persona tiene derecho a una vida privada y merece respeto como ser humano. “

Que se lo digan a la Agencia Nacional de la Stasi y para Seguridad Nacional y para los detenidos en Guantánamo y en prisiones de tortura de la CIA. En la intimidad de las personas EE.UU. yque a no existe.La NSA recoge y almacena todos los correos electrónicos, cada compra con tarjeta de crédito, cada conversación telefónica, todas las búsquedas en Internet, cada uso de los medios sociales de todos los ciudadanos. Pasternak tenía mucha más privacidad que cualquier estadounidense tiene en la actualidad. Los viajeros soviéticos no fueron sometidos a tientas genitales y pornográficos-escáneres.Sanciones hacia ciudadanos soviéticos pagadas por pronunciar verdades incómodas para el gobierno no es más grave que las sanciones impuestas a Bradley Manning, Julian Assange, y Edward Snowden.

Hoy en día los ciudadanos rusos son más libres para tener vida privada que los americanos, y la prensa rusa es más viva y más crítica con el gobierno que la prensa estadounidense. Como escribí en uno de mis artículos, cuando la Alemania Oriental comunista se disolvió, la Stasi se mudó a Washington.

Control mental fuera de control: víctima de MK ULTRA Cathy O’Brien logró resistir al lavado de cerebro

Gracias a una consciencia fuerte que le impidió creerles cuando le decían que ellos son seres extraterrestres y un agente del FBI, Mark Philips, que la apoyó y la ayudó a salir de ese mundo secreto.

En el libro Tranceformation of America cuentan detalladamente sobre ello.

Videos relacionados:

https://millenio.wordpress.com/2013/11/22/david-icke-revelaciones-de-una-madre-diosa-proyectos-ocultos-del-nuevo-orden-mundial/