El agua de mar: Se debe beber? Cura enfermedades? Cuentos leyendas y verdades

 

Aquí hay u articulo dedicado a demostrar sus propiedades curativas:

RENÉ QUINTON, UN SABIO EN EL OLVIDO

La academia de ciencias francesa no dudó en decir que después de Darwin, nadie sino Quinton había hecho aportes tan relevantes en el campo de la biología. Sin embargo, sin ánimo de entablar batalla contra nadie, demostró al mismo Charles Darwin que “la vida no se somete al medio, sino al contrario, es el medio el que se somete a la vida, a la célula”

Hacía 1897, en el laboratorio de Fisiología y Patología de estudios Superiores del Colegio de Francia, sustituyó toda la sangre de un perro callejero por agua de mar isotónica (diluida con agua dulce en una proporción de 2/3 agua del mar por uno dulce). En apenas unos días, el organismo del perro volvió a reproducir los glóbulos y plaquetas que convierten el agua marina en sangre. El animal se recuperó completamente.

Al tomar agua del mar o al sernos inyectada, nuestro medio interno recupera su poder. Y en un medio interno correcto ya no hace falta perseguir a los microbios nocivos, porque allí ellos no pueden prosperar. El suero marino da fuerza biológica a la célula para oponerse a la mayoría de las enfermedades.

En 1975, en el Departamento de Fisiología de la Facultad de Medicina de la Universidad de La Laguna (Santa Cruz de Tenerife), se llevaron a cabo experimentos con varios perros similares a los de Quinton, bajo los Protocolos de la Comunidad Europea, con agua isotónica. Los resultados fueron satisfactorios y los perros se recuperaron perfectamente.

Con ello se demostró que el agua del mar, que contiene los 118 elementos de la tabla periódica, es más eficaz que el suero artificial. Durante la Primera Guerra Mundial, el ejército francés empleó agua de mar para compensar la pérdida de sangre de los heridos en combate.

sigue..

 

Las criticas:

El mal gusto del agua de mar

agua

Creo que todos conocéis a Ángel Gracia, un personaje del folclore magufo, asiduo de los shows del club de la comedia financiados por el cazadebunkers, que dice ser doctor y miembro certificado de la American Association of Nutritional Consultants. Se omite el pequeño detalle de que cualquiera puede ser miembro de este organismo (certificado, por supuesto) por una cuota anual de 70$.

Este personaje que aparece continuamente haciendo publicidad de sus libros y de su dieta del delfín, braceando igual que Michael Phelps antes de nadar un 200 mariposa, pretende hacernos creer que el agua de mar es el secreto de la eterna juventud y de la salud.(sigue)

René Quinton y el agua de mar

Volviendo al artículo que os comentaba al principio, decir que en él se menciona a Omdimar, una una Asociación Internacional de Oasis y dispensarios marinos. ¿Quienes son Omdimar? Su site se colapsó por el número de visitas debidas a la difusión de esta noticia. Investigué un poco y mirád donde acabé, en la página de Ciencia y Espíritu. Ahora lo entiendo todo.

Detrás de Omdimar está Francisco García-Donas, que “ha dedicado los últimos años a llevar los descubrimientos relacionados con el agua de mar a zonas de sequía y hambruna”, y detrás de esta distribución vírica están muchas almas agradecidas a Celades y su organización.

Quizá la intención Francisco no sea mala, pero dudo mucho de su viabilidad. En el vídeo también se habla de una prueba realizada por varios voluntarios que bebieron únicamente agua de mar durante una semana y sobrevivieron, sin necesitar ningún otro aporte alimentario. No puedo creérmelo, ya que estos experimentos no son la primera vez que se realizan sobre humanos.

eppinger_full

Durante la segunda guerra mundial el Nazi Hans Eppinger realizó unas pruebas de tolerancia a la salinidad en un grupo de 90 prisioneros de raza gitana. Los tuvo confinados por un periodo de entre 6 y 12 días administrándoles exclusivamente agua de mar con un producto que le quitaba el sabor salado. La deshidratación era tan devastadora que los prisioneros se arrojaban al suelo para lamer las gotas de agua que quedaban después de que los operarios de la prisión pasaban la fregona. La mayoría de ellos murieron entre convulsiones y alucinaciones antes de terminar el experimento. Los que aguantaron, no sufrieron mejor suerte.

¿Pero por qué no toleramos el agua marina?

Accidentalmente consumir cantidades pequeñas de agua de mar limpia no es dañino, especialmente si el agua de mar se consume junto con una cantidad más grande de agua dulce. Pero el agua de mar no sirve para hidratarse. Cuanto más agua marina se bebe, más agua se necesita para eliminar la sal por medio de la orina.

Esto ocurre porque la cantidad de cloruro de sodio en la sangre humana es regulado activamente dentro de un rango muy estrecho de unos 9 g/l por el riñón. Al beber agua de mar (que contiene cerca de 35 gramos por litro de cloruro de sodio disuelto) se aumenta temporalmente la concentración del cloruro de sodio en la sangre. Esto provoca la eliminación del sodio por el riñón, pero la concentración del sodio del agua de mar está sobre el límite máximo de las posibilidades del riñón humano, que no puede generar orina con tanto sodio disuelto, necesitando más agua para eliminarlo. Al tomar agua de mar, la concentración de sodio en la sangre aumenta a niveles tóxicos, extrayendo por ósmisis todo el agua de las células e interfiriendo con la conducción nerviosa que provoca en última instancia parada cardiaca y arritmias que pueden llegar a ser fatales. sigue..

 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s