Los Niños y la muerte (13 parte)- ELISABETH KÜBLER-ROSS

viene de aquí 

                                        13

Aspectos espirituales del trabajo con niños moribundos

Se me ha criticado por «involucrarme en asuntos es­pirituales», como dicen algunos, habiéndome forma­do en la «ciencia» de la medicina. Otros, ante mi cre­ciente conciencia espiritual, descalifican mi trabajo diciendo que «Kübler-Ross se ha vuelto psicótica; ¡ha visto demasiados niños moribundos!». Me han lla­mado de todo, desde Anticristo hasta Satán; me han catalogado, insultado y denunciado. A veces pienso que podría tomármelo como un cumplido, pues evi­dencia que trabajamos un área en la que la gente tiene tanto miedo que su única defensa consiste en atacar. Pero es imposible pasar por alto los cientos de historias que los pacientes moribundos —niños y adultos por igual— han compartido conmigo. Esas iluminaciones no se pueden explicar con lenguaje científico. Me parecería hipócrita y falto de honradezescuchar esas experiencias y compartir muchas de ellas, y luego no mencionarlas en mis conferencias y cursillos. He compartido todo lo que he aprendido de mis pacientes en las dos últimas décadas, y trato de seguir haciéndolo. La medicina ha contado con mu­chos pioneros que fueron igualmente denostados; en el siglo pasado, el doctor Semmelweiss trató de con­vencer a la Sociedad Médica para que las comadronas, las enfermeras y los médicos se lavaran las manos con jabón antes de intervenir en un parto. Lo censuraron y destruyeron, y murió en el fracaso. Poco después se demostró científicamente que tenía razón. Pero, en­tretanto, la ignorancia y la arrogancia de sus colegas habían destruido a un hombre brillante. Más de un respetable investigador ha encontrado el mismo des­tino; así pues, por lo menos no estoy sola, y no tengo la intención de abandonar mis investigaciones.Permitidme compartir algunas de mis experien­cias con vosotros. Los que han vivido cosas parecidas relacionadas con la muerte de un niño, se pueden consolar sabiendo que no están solos ni están locos. De hecho, he estudiado cientos de casos de pacientes de todo el mundo que han tenido experiencias extra-corporales o cercanas a la muerte similares a las que describe Raymond Moody en su libro Life After Life, para el que escribí el prólogo.Muchas de esas personas no estaban enfermas an­tes de la prueba que pasaron. De golpe tuvieron un ataque cardíaco o un accidente inesperado, por lo que es improbable que las experiencias que compartieron fuesen proyecciones de deseos, como sostienen algu­nos. El denominador común de esas experiencias ex-tracorporales es que esas personas eran totalmente conscientes de dejar su cuerpo físico. Sintieron una ráfaga de viento y se encontraron en las proximidades del lugar donde se hallaba su cuerpo, gravemente afectado: el lugar de un accidente, la sala de urgencias o el quirófano de un hospital, en su cama, o incluso en su lugar de trabajo. No sentían dolor ni ansiedad. Describen la escena del accidente con los más mini-naos detalles, incluyendo la llegada de personas que trataban de sacarlos de un coche o intentaban apagar un fuego, y la llegada de una ambulancia. Incluso precisan el número de sopletes que se utilizaron para sacar su maltrecho cuerpo del coche destrozado.Muchas veces describen los desesperados esfuer­zos que hizo el equipo médico durante la resucitación para que volviesen en sí, y sus propios intentos para dar a entender que estaban realmente bien y que los equipos de urgencia dejaran de esforzarse. En ese momento se daban cuenta de que podían percibirlo todo, pero que los demás no los oían ni los percibían.Otra cosa que comparten los que han pasado por esas experiencias es que advertían que volvían a estar enteros: los que tenían las piernas amputadas volvían a tenerlas completas, los que iban en silla de ruedas podían bailar y moverse sin esfuerzo, y los ciegos po­dían ver. Como es natural, comprobamos esos he­chos haciendo pruebas con pacientes ciegos que des­de hacía años no percibían la más mínima luz. Para nuestro asombro, fueron capaces de describir el color y el tipo de ropa y de accesorios de los presentes. Ningún científico podría decir que eso es una pro­yección. Cuando les preguntamos cómo habían po-


dido ver, respondieron en estos términos: «Es como cuando sueñas: tienes los ojos cerrados y ves».El tercer hecho que comparten es que perciben la presencia de seres queridos, entre los que nunca fal­tan parientes que los han precedido en la muerte Siempre hay una adorada abuela esperando a una niña pequeña, o un tío especial que murió diez meses an­tes, o un compañero de clase que murió de un disparo accidental casi dos años antes de la grave enfermedad de su amigo.¿Cómo puede un crítico y escéptico investigador saber si esas percepciones son reales? Nos dedicamos a recoger datos de personas que, sin saber que había muerto un ser querido, compartieron la presencia de esa persona cuando ellos mismos estaban, como sue­len decir, en «la puerta sin retorno».Una niña que casi falleció durante su critica ope­ración de corazón le contó a su padre que se había en­contrado con un hermano con el que se sentía muy a gusto; era como si se hubiesen conocido y hubiesen compartido toda la vida. Pero no había tenido nunca un hermano. Su padre, terriblemente emocionado por el relato de su hija, le confesó que sí, que ella ha­bía tenido un hermano, pero que murió antes de que ella naciera.Recuerdo los primeros días de mi trabajo con pa­cientes moribundos en un hospital universitario, donde también había prometido no explicarles que tenían una enfermedad terminal. Era fácil mante­ner esa promesa, ya que los pacientes me lo solían decir a mí.Poco antes de morir, un niño acostumbra tener loque llamo un «momento de claridad». Los que están en coma desde que sufrieron un accidente o una ope­ración abren los ojos y parecen muy coherentes. Los que han padecido muchas molestias están tranquilos y en paz. Entonces les pregunto si quieren compartir conmigo lo que están experimentando.—Sí. Todo va bien. Mamá y Peter ya me están es­perando —me respondió un niño y, con una pequeña sonrisa de satisfacción, volvió a sumirse en estado de coma e hizo la transición que denominamos muerte.Yo sabía que en el lugar del accidente había muerto su madre, pero Peter había quedado con vida. El coche se incendió antes de que pudiesen sacarlo y luego lo trasladaron, con graves quemaduras, a la unidad de quemados de otro hospital. Puesto que sólo recogía datos, escuché la información del niño y decidí preguntar por Peter. No hizo falta, porque al pasar por la enfermería me estaban llamando del otro hospital para informarme que Peter había muerto ha­cía unos minutos.A lo largo de todos estos años en que he recogido datos, desde California a Sidney, entre niños blancos y negros, entre jóvenes de sociedades primitivas, esquimales, sudamericanos y libios, todos los que mencionaban a una persona que los esperaba, habla­ban de alguien que había muerto antes que ellos, aun­que sólo fuese unos momentos. Y no se les había in­formado en ningún momento del reciente óbito de los parientes. ¿Coincidencia? Ahora ningún científico ni estadístico me convencería de que esto ocurre, como dicen algunos colegas, como «resultado de la falta de oxígeno» o por otras causas «racionales y científicas». L. D., una madre de Newcastle, Australia, relató en «Mike Walsh Show», un programa nacional, su expe­riencia con su hijo y su reacción ante la muerte de su abuelo.«En octubre de 1979 estaba con mi marido y mi hijo Justin, de dos años, en Cheshire, al norte de Inglate­rra, y debíamos regresar a Australia al cabo de seis semanas.»Mi abuelo, que vivía a unos treinta kilómetros, en Salford, Manchester, tenía cáncer y, aunque esta­ba muy enfermo, no se esperaba que fuese a morir pronto.»El 18 de octubre, a las nueve y media de la maña­na, mi hijo estaba jugando en el piso de abajo cuando lo oí hablar con alguien. Al cabo de un par de minutos oí que decía llorando: “Pero yo quiero, yo quiero”. Vino a la cocina y cogió una bolsa de la compra, en la que metió su vaso, su plato y su osito de felpa. Le pregunté si se iba de casa, y me contestó lo siguiente: “Abu [mi abuelo] dice que se tiene que ir, que ahora está bien, que tengo que ser un buen niño con mamá. Quiero ir con Abu, pero no quiere llevarme. Tengo que quedarme con mamá”.»A las diez menos veinte me llamó mi tío Bill para decirme que mi abuelo había muerto hacía diez mi­nutos, a las nueve y media.»Justin siguió con su historia y la repitió a mi ma­rido cuando llegó del trabajo.»A1 día siguiente mi vecina me dijo que, sobre las nueve y media, vino a decirme algo, pero cuando se dio cuenta de que tenía visita regresó a su casa, y res-pondió que había oído a Justin hablar con un hombre en el vestíbulo.»Cuando le expliqué a Justin que Abu no estaría en casa, que se había ido a ver a la abuelita, se limitó a decir: “Sí, ahora está mejor”.»Una típica experiencia «en el umbral de la muerte»Dorothy sufrió una conmoción cuando daba a luz, en la mesa de operaciones; le estaban practicando una cesárea, y por un momento dudaron de que pudiera salvarse. Nadie reconoció entonces —hace treinta años— que esa joven madre había tenido una expe­riencia en el umbral de la muerte. Así relata lo que sintió:«Mientras estaba tendida en la mesa de operaciones esperando a que el médico me hiciera la cesárea, em­pecé a desfallecer. Se lo dije a la anestesista que estaba allí conmigo. Me dio algo de oxígeno, pero eso no me sirvió de nada. Recuerdo haber oído que le gritaba al doctor que me estaba bajando la presión sanguínea.»Y me encontré en el Cielo. Allí todo era maravi­lloso y tranquilo. Había una paz infinita. Jesús empe­zó a hablarme. No le vi la cara, pero escuchaba lo que me decía: “Dottie, te dejo aquí [en la tierra] con una finalidad. Nadie sabrá lo que te pasa”. Entonces me lo explicó todo. Mientras me hablaba, yo me pregunta­ba por qué me habría elegido a mí para revelarme esas cosas. Y pensé que, puesto que lo hizo y tuve esa con-vincente experiencia, puedo ayudar a los demás Cuando terminó de hablarme, me alejé flotando de ese hermoso lugar hacia un sitio sucio y horrible. Es lo menos que puede decirse si se compara el Cielo con la Tierra. ¡Qué diferencia!»Entonces me volví a sentir en mi cuerpo, en la mesa de operaciones. Percibía cómo el doctor sujeta­ba mi vendaje del estómago, pero no podía abrir los ojos. Alguien rezaba al Señor por mí. Cuando dijeron amén, abrí los ojos. Me llevaron otra vez a la habita­ción y dije a mi marido y a mi madre que nadie sabía lo que me acababa de pasar: que había hablado con Jesús.»Esa noche, acostada en la cama, traté de recordar lo que me había revelado, pero no pude ni he podido nunca, aunque la experiencia permanece tan vivida y convincente como cuando ocurrió.»En la Biblia, Pablo describe cómo le pasa exac­tamente lo mismo, en 2 Corintios, capítulo 12, ver­sículos 2 al 6…»Cuando comparte esta experiencia con otros, esta mujer añade que un breve salmo resume lo que aprendió durante su fugaz e inolvidable estancia en una de las mansiones de Dios:Éste es el día que hizo DiosConsidera el día como un reto. Levanta los ojos al sol,no hacia la sombra.Mantén tu corazón lleno de cantosmientras lo recorres,porque éste es el día que hizo Dios. Mira al día con el propósitode cumplir tus planes. Con la alegría en el corazónque nunca faltará. Porque Dios hizo este día para estar alegre.Mira al día con una plegariay una silenciosa petición de ayuda,disfruta todo el díahagas lo que hagas:porque éste es el día que hizo Dios.«Este es el día que hizo el Señor;será un día de alegría y regocijo.»Salmo 118:24Una joven escribió el relato que transcribo a conti­nuación. Lo he llevado conmigo de cursillo en cursi­llo, aunque no recuerdo quién me lo dio ni cuánto tiempo antes de su muerte tuvo esa experiencia místi­ca. Sólo sé que se asemeja en gran manera a las expe­riencias que he escuchado de miles de personas que —antes de su muerte— vieron «el otro lado».Si bien las experiencias son diferentes en cada persona, hay ciertos denominadores comunes: se dan en personas que están familiarizadas con ellas, y no experimentan miedo sino sólo calma, paz y amor. Casi nadie desea regresar a su existencia física, aun­que muchas veces se les dice que deben hacerlo, pues­to que aún les queda algún trabajo pendiente. Los que han tenido esas experiencias no tienen miedo a la muerte y, cuando les llega su hora, saben adónde van.             Si tan sólo…Desconcertada abrí los ojos y aspiré la brisa cálida el aire limpio y fresco. Nunca había visto el cielo tan azul y brillante, ni el canto de los pájaros había sido nunca tan hermoso.Me hallaba tendida en una pradera cubierta de suave hierba y de flores, cerca de un bosque poblado de graciosos pinos.Me senté y vi a unos niños que reían y jugaban con un cervatillo a la luz del sol. Parejas y grupos de todas las edades caminaban o estaban sentados ha­blando, y nunca había visto gente con una felicidad y una paz tan intensas.Había algo raro. Nadie parecía vigilar a los ni­ños. No había coches ni carreteras, edificios ni ten­didos eléctricos. Y todo el mundo llevaba ropas lar­gas y holgadas. Era demasiado bonito para ser verdad.Un joven se acercó a mí sonriendo.—¿Qué ocurre? ¿Dónde estoy? —pregunté.—Ven conmigo —dijo con suavidad—. Te en­señaré adónde ir.Yo lo seguí desconcertada. Entramos en el fres­co bosque y llegamos a una pequeña cascada que daba a un lago, frío y sombrío.Sentado en la orilla, había un hombre con barba y el cabello castaño y largo, que vestía túnica y san­dalias. Me recordó mucho a alguien que conocía.Por extraño que parezca, no sentí miedo, sino ale­gría. El hombre tenía la vista fija en el oscuro lago, pe­ro cuando nos acercamos se volvió y me miró con unos tristes y hermosos ojos castaños. Sonrió y su rostro, desprovisto de atractivo, se tornó hermoso y brillante.  —Has venido. Siéntate a mi lado.Un sentimiento de admiración se apoderó de mí, y en silencio me arrodillé a sus pies.—Hija mía, todavía no ha llegado tu hora.Miré el pequeño lago. De pronto lo comprendí y sentí una pesada carga, pero también alegría y paz.Estaba en el Cielo.—¿Regresar? ¿Por qué? Por favor, permíteme quedarme.—No —respondió con dulzura—. Todavía de­bes pasar más tiempo en la Tierra: doce meses.—Por favor —dije, presa de una fuerte emoción que no podía identificar—. Déjame verlo aunque sólo sea una vez.—Viniste por error y debes regresar.—Por favor, déjame verlo antes de irme… —in­sistí.El órgano de la iglesia sonó en mis oídos y en mi mundo de ilusiones. El reverendo comenzó:—Hemos venido a presentar nuestros últimos respetos…Mi hijo…El siguiente texto lo escribió una desolada madre, tras volver a ver a su hija en un sueño:Un sueñoPasé al lado de una habitación que tenía las puertas abiertas de par en par. Miré hacia adentro y vi tres chicas que bailaban en círculo, dándose la mano. Una de ellas se parecía a mi hija Katie. No puedo ex­presar con qué alegría me repetía una y otra vez: «Sí,sí, es mi Katie». Las otras dos chicas parecían alejar­se, pero yo sólo la veía a ella, y sus ojos… No puedo explicar lo que ocurrió, pero ella estaba completa­mente tranquila y serena. No necesitábamos hablar­nos ni tocarnos porque conocíamos instantánea­mente nuestros pensamientos. Nunca había sentido semejante paz, amor y felicidad. Cuando la miraba sólo me podía fijar en sus ojos. Ella poseía todo el conocimiento. De sus ojos se desprendía un indes­criptible sentimiento de amor. No sé cuánto duró este «sueño».Cuando me desperté por la mañana, al principio no reconocía mi habitación. No tenía ni idea de dónde había estado, pero sabía que mientras dormía no había estado en la habitación. Si me preguntan si todo fue un sueño o si realmente estuve con Katie, la única respuesta que se me ocurre es que, en efecto, estuve con ella. No se parecía a nada de lo que había vivido antes. Sentí una punzada en el corazón cuan­do me di cuenta de que volvía a estar sin ella. ¡Cómo me agradaría pasar otro momento así con mi queri­da y adorada hija!Quisiera saber describir con precisión mi sue­ño. Sé que usted puede comprender la intensidad de la paz y el amor que fluía entre Katie y yo.Ser un niño es conocer la alegría de vivir. Tener un niño es conocer la belleza de la vida.No sé quién lo escribió, pero me parece una gran verdad. Cada día doy gracias a Dios por lo que ex­perimenté con la vida de mi hija y con su trágica muerte. Gracias por prestarme atención… una vez más. El propósito de este libro no es escribir un tratado sobre las experiencias en el umbral de la muerte y la posterior investigación sobre la supervivencia. Sólo quiero añadir algunos ejemplos para ayudar a otros que hayan tenido experiencias similares a que com­partan lo que se les ha revelado. Esas experiencias las relatan personas de todos los rincones del mundo —religiosas y no religiosas, creyentes y no creyentes, de todas las procedencias culturales y étnicas imagi­nables— y parece ser una experiencia humana común que no tiene nada que ver con nuestra educación. ¡Es de suponer que en la muerte finalmente todos seamos hermanos!El siguiente incidente ocurrió hace más de dos décadas, cuando apenas había investigadores que re­cogiesen datos sobre las experiencias en el umbral de la muerte. El paciente tenía dos años y, como es ob­vio, desconocía los estudios que se llevan a cabo en la actualidad. Cuando volvió en sí, después de estar en coma, se mostraba excitadísimo y le dijo a su madre que había estado en un lugar maravilloso con María y Jesús. María le dijo varias veces que tenía que regre­sar, pero él hacía como que no la oía (actitud típica de un niño de dos años). Por último lo cogió de la mano con delicadeza y le dijo: «Tienes que regresar, debes salvar a tu mamá del fuego». El niño le dijo a su ma­dre que entonces decidió «recorrer el camino de re­greso a casa». Hoy en día ese niño vive y está bien, y, al igual que las personas que han tenido experiencias tan esclarecedoras, no le da miedo morir.Algunas jóvenes que han sido gravemente heri­das, agraviadas o violadas, han compartido experiencias similares, aunque es evidente que fueron «experiencias extracorporales» para así evitar el dolor y la angustia de la situación. Cuanto más se investigue y publique, más gente habrá que no sólo crea, sino que también sepa que nuestro cuerpo físico en realidad no es más que el ca­pullo, la apariencia externa del ser humano. Nuestro yo interior y verdadero, la «mariposa», es inmortal e indestructible y se libera en el momento que llama­mos muerte.En la «Carta a Dougy»* tratamos de explicar a un niño moribundo lo que es la muerte, utilizando el lenguaje simbólico de la mariposa y el capullo de seda.Vida y muerte de EdouEn el San Francisco Chronicle apareció hace diez años un artículo y una foto de un hermosísimo niño de siete años que compartía con el mundo su compren­sión de la vida y la muerte, un conocimiento mucho mayor del de la mayoría de adultos. (Es alentador que las publicaciones con tanta tirada empiecen a dar buenas noticias en vez de seguir difundiendo basura y tragedias que sólo transmiten más miedo y negativi-dad al ya trastornado planeta Tierra.) Esto es lo que decía el artículo:«Un precioso niño de siete años de edad, de Santa Bárbara, mortalmente enfermo de leucemia, pidió que le interrumpiesen el tratamiento médico y murió, constituyendo un caso inusual en que se mezclan el misticismo y la valentía personal.       »—Dijo: “Mamá, cierra el oxígeno, ya no lo ne­cesito” —recuerda su madre—. Lo cerré. Entonces me cogió la mano y en su cara se dibujó una amplia sonrisa y dijo: “Ha llegado el momento”, y se fue.   * Publicada por Luciérnaga con el título de Carta a un niño, Barcelona, 1992. Puede solicitarse a la editorial.


»En sus tres años de lucha contra la leucemia vi­vió en casa, con su madre, y en el hospital, donde los médicos, en su intento de retrasar su muerte, le hicie­ron transfusiones que en total sumaron unos ochenta litros de sangre.»La madre me detalló la muerte de Edou y su filosofía y me regaló una cinta para que la compartiese en este libro. Es una cinta que, a petición suya, grabó una persona para recoger sus puntos de vista sobre la muerte, el dolor y la reencarnación. A continuación figura un resumen de la comprensión de la vida y la muerte de este pequeño y viejo sabio.»—Me has pedido que traiga el magnetófono y te haga algunas preguntas que deseas compartir con la gente, sobre tu vida y sobre lo que sientes ante la muerte. Edou, hace unos tres meses decidiste que querías vivir hasta que cumplieses siete años. Había­nos un poco sobre eso.»—Rogué a Dios para que me dejase vivir hasta los siete años. Después de ese día, o quizás un poco más tarde, podría morirme, que es lo que deseo.»—¿Por qué quieres morir?»—Porque estoy muy enfermo. Cuando estás muerto, tu espíritu está en el cielo, y ya no te duele nada. Si quieres, a veces puedes regresar a una vida sana donde ya no te duela nada.»—¿Crees en la reencarnación?»—Sí.»—Explícanos lo que piensas sobre la reencarna­ción.»—Cuando muera, puede ser que regrese a una vida sana, puede ser que no regrese nunca, o que re­grese a mi vida enferma, sólo para ver cómo sería.»—¿Qué te gustaría ser en tu próxima vida?»—Un niño sano, o quizá lo que soy ahora, un enfermo.»—¿Querrás regresar y volver a estar enfermo?»—No, creo que la próxima vez que venga quiero tener una vida sana.»—Edou, ¿tienes idea de por qué elegiste estar enfermo en esta vida?»—No, no lo sé. Cuando eliges tu vida en el cielo, puedes regresar a la tierra con una vida sana, o no re­gresar, o volver a una vida enferma, pero no puedes recordar lo que elegiste. Puedes elegir una vida sana, pero puede que luego no sea así. Es posible que eli­jas una vida enferma, pero que luego no sea así y tengas una vida sana. ¿Entiendes?»—Creo que sí, Edou. Explícanos cómo te sientes cuando el cuerpo te duele tanto.»—Sí. Cuando te duele el cuerpo es como si al­guien te hubiera dado un golpe muy fuerte, como un golpe de un rayo o algo así. Y a veces cuando estásenfermo el dolor te dura mucho, muchísimo. A veces te dura poco y más adelante, quizás al cabo de años, vuelves a tenerlo, igual o algo diferente que la primera vez.»—¿Te asusta?»—No. Es como un choque, ¿comprendes?—Edou, ¿cómo te imaginas el Cielo? ¿Lo has vis­to? ¿Recuerdas cómo es el otro lado?»—No, pero creo que puedo darte un ejemplo exacto de cómo es. Es algo así como… si pasases a otro pasillo… Vas derecho a través de una pared a otra galaxia o algo así. Es como caminar en tu cerebro. Es algo así como vivir en una nube, y tu espíritu está ahí, pero no tu cuerpo. El cuerpo lo has dejado. Realmen­te es como atravesar una pared… y caminar por tu mente.»—Entonces es muy fácil. ¿Por qué crees que a la gente le da tanto miedo morir?»—Porque a veces duele morir. Temes tanto la muerte por lo mucho que duele. Quisieras quedarte en tu cuerpo y no dejarlo con tu espíritu.»—Partiendo de tu experiencia, ¿ tienes algún men­saje para las personas a las que las atemoriza morir?»—Bueno, a veces a la gente no la asusta tanto morir, y se mueren.»—¿Qué puedes decirle a la gente que tiene páni­co de morir y hace cualquier cosa para vivir, por do­loroso que sea?»—Bueno, si no te aferras a tu cuerpo y te limitas a relajarte, no será tan doloroso.»—¿Mueres y te vas?»—Sí.»—¿Puedes decirnos qué sientes al tener que de­jar a tu madre?»—Bueno, me siento algo triste al dejarla, pero, si elige morir, podré estar con ella. Y a veces, si quieres, puedes regresar con tu espíritu y visitar a los que amas, ¿sabes?»—¿Crees que cuando mueras vendrás en espíri­tu a hacer alguna visita?»—Sí.»—¿Por qué muchos espíritus vienen por la no­che, que es cuando más miedo provocan a la gente?»—Quizá porque quieren estar con ellos por la noche y también de día.»—Quizá simplemente parece más atemorizador de noche.»—No, si no tienes miedo. Una vez entrada la noche oí ruido en casa, y era el espíritu de mi abuelo. Supongo que mamá también lo oyó.»—¿Tienes ganas de ver a tu abuelo en el otro lado?»—Sí, muchas.»—Es un hermoso sentimiento. Ir de tu madre que tanto te quiere a tu abuelo que te quiere.»—Sí.»(Edou siguió compartiendo sus ideas sobre el tra­bajo en el Cielo y el significado del trabajo cuando se está en el cuerpo físico.)«—Una vez me describiste el Cielo como algo parecido al antiguo Egipto o la antigua Roma. ¿Sigues pensando que es algo así?»—Sí. Pero creo que he tenido muchas vidas antes de ésta, y a lo mejor todos los que viven ahora en la Tierra han tenido antes muchas vidas, quizás en otros tiempos, como los del antiguo Egipto.»—¿Has decidido cómo quieres que te…? Cuan­do mueras, ¿quieres que te entierren o que te incine­ren?»—Bueno, cuando muera me gustaría que me en­terrasen en un jardín de flores.»—¿Por qué?»—Pues porque me gustaría estar enterrado en un jardín de flores… Sí, me gustaría un jardincito con flores por encima de mí.»(Cuando enterraron a Edou, unos seis meses des­pués de esta entrevista, los asistentes al funeral desfi­laron ante el féretro y, siguiendo una costumbre bra­sileña, fueron dejando sobre el ataúd un pequeño manojo de rosas…)«—¿Quieres dejar a la gente algún mensaje sobre tu vida? La gente dirá: “¡Qué pena!, sólo vivió siete años”. ¿Crees que la gente llorará porque sólo vives siete años y piensa que ahí se acaba todo? ¿Qué pien­sas sobre eso?»—Mi madre llorará.»—¿Pero qué puedes decirle a la gente que piensa que ésta es toda la vida que vas a tener? Creen que sólo tienes una vida y ya está.»—Están equivocados, porque vendré otra vez.»—Cuando regreses, ¿cómo vendrás? ¿Como persona, animal, roca, flor, o alguna otra cosa?»—Como persona.»—¿Crees que serás otra vez un niño o que serás una niña?»—Probablemente seré un niño.»—¿Crees que regresarás a esta vida donde vol­verás a conocer a tus amigos, o crees que quizá te irás a otro país?»—Quiero volver a nacer donde nací.»—¿En Brasil?»—Sí.»—¿Hay alguna razón por la que te guste tanto Brasil?»—Sí que la hay; es porque ahí tengo algunos de mis primos, a una de mis abuelas y a mis tías.»—Tengo entendido que hace mucho tiempo que no los ves.»—No, no tanto. Nací allí y vine aquí cuando te­nía dos años.»—¿Cuántos años has estado enfermo, Edou?»—Desde que tenía tres años.»—Entonces es como toda tu vida.»—Sí.»—Cuando te enfadas mucho con tu madre, ¿lo haces porque estás enojado con ella, o porque descar­gas en ella tus frustraciones?»—Porque descargo en ella mis frustraciones.»—¿Puedes decirnos lo que sientes sobre eso? Porque mucha gente que trata con personas como tú, que están muy enfermas, no sabe qué hacer. Se sien­ten muy mal cuando alguien les chilla.»—Así es como me siento yo.»—¿Te sientes mal cuando gritas?      »—No, cuando alguien me grita.       »—Si sabes lo que se siente, entonces ¿por qué gritas tanto a tu madre cuando estás enfermo? —Bueno, porque a veces estoy muy enfermo y ella no está cerca de mi cama. Tal vez me van a hacer una punción en la médula. Y le grito para que venga.»—¿Quieres que esté contigo cuando estás enfer­mo?»—Sí.»—¿Puedes decirme qué piensas de los médicos? ¿Te parece que te han prescrito un buen tratamiento?»—Sí. Y realmente querían encontrar una medi­cina o algo para curar mi enfermedad. Pero no pue­den hacerlo.»—¿Cómo te sentirías si decides que quieres mo­rir después de tu cumpleaños y el médico quiere mantenerte con vida?»—No lo pueden hacer porque se lo supliqué a Dios y no pueden impedir que me muera.»—Si decides dejar tu cuerpo, ¿no puede el mé­dico evitar que lo dejes?»—Sí, sí que puede.»—¿Te enfadarías si el médico tratase de evitar que no dejases tu cuerpo?»—Sí que me enfadaría.»—¿Crees que cuando una persona decide morir el médico debería decir: “De acuerdo, adelante, pue­des morirte. Lo comprendo”?»—Sí, creo que debería ser así.»—¿Por qué crees que algunos médicos no so­portan ver morir a sus pacientes?—Bueno, los médicos a veces quieren salvar atoda costa a sus pacientes de su enfermedad y no quieren dejarlos morir. Quieren curarles su enferme­dad o, por lo menos, intentarlo.»—Después de tu cumpleaños, Edou, si decides morir y el médico quiere hacerte más punciones en la médula espinal o más transfusiones, ¿qué harás?»—Bueno, a lo mejor sería por agosto… Entonces puede ser que ya esté muerto.»—Parece que realmente deseas morir.»—Sí, es verdad.»—¿Por qué prefieres morir que seguir viviendo?»—Bueno, porque no me siento bien y estoy de­masiado enfermo como para seguir viviendo. Con mi enfermedad tengo altibajos. A veces estoy levantado y la mar de bien, y luego me empiezo a debilitar cada vez más y estoy tan mal que necesito una transfusión…»—¿Cómo te sientes por tener leucemia?»—No muy bien.»—¿Qué piensas cuando ves películas sobre per­sonas que tienen leucemia? ¿Las miras con interés?»—Sí, pero la verdad es que por la televisión no salen demasiadas personas con leucemia.»La madre de Edou me mandó una carta que revela lo mucho que ese pequeño de siete años hizo en su corta vida. El amor y el orgullo de su madre resplandecen en ella; a su manera, ella prosigue el trabajo de Edou.«Querida Elisabeth:»En su revista Newsletter del mes de diciembre pu­blica una carta sobre un hospicio para niños del norte de Virginia. Hay otro más cerca, el Hospicio de SantaBárbara, en California. Se abrió en junio de 1978, el año en que murió mi hijo. Él es responsable de que se pusiese en marcha.»En 1977 le dije a mi hijo que no había muchas esperanzas y que podía morir. Respondió que hacía tiempo que lo sabía y que, si no me importaba, lo de­jara dormir un rato. Pensé que no quería hablar para no hacerme daño. Lo pasé muy mal. Pedí a muchos amigos que hablasen con él pero nadie quiso hacerlo porque decían que no lo soportarían. Por fin encon­tré a una mujer, que era uno de los responsables de la Asociación de Padres y Maestros de su colegio. Vino al hospital y durante una hora habló con él a solas para saber qué pensaba. Ella le habló del hospicio, del que yo nunca había oído hablar.»Cuando se fue, mi hijo estaba entusiasmado con la idea. Quería que lo sacasen de la cama inmediata­mente y lo pusieran en la silla de ruedas para poder ir al hospital a ayudar a otras personas que morían. “No me da miedo morir —me dijo—, puedo ayudar a los demás. Al fin y al cabo, han vivido sus vidas, puedo demostrarles que no hay nada que temer, tal como ayudé al abuelo.” Por desgracia, tuve que detenerlo. Le expliqué que no podía entrar en las habitaciones sin permiso y que el hospital tenía normas. Me rogó que pidiera permiso. En menudo lío me metí.»Los médicos se sintieron molestos ante seme­jante propuesta y porque le había dicho a mi hijo que podía morir pronto. Afirmaban que los niños no comprenden la muerte. A las personas del hospicio tampoco les parecía bien, [creían] que un niño de la edad de mi hijo no podía comprender a los moribun-dos ni a la muerte. En aquel entonces no trataban a niños moribundos.»Ni que decir tiene que a mi hijo todo eso lo en­tristeció mucho. Nadie quería hablar con él sobre el tema. El pensaba que los niños moribundos podían explicar la muerte muy bien y que deberían participar activamente en el trabajo del hospicio. “Después de todo —repetía—, yo acabo de llegar de estar con Dios y aún recuerdo el Cielo. Dios y yo hablamos todo el rato.” Empezó a convencer a la gente de que un niño de seis años entiende a los moribundos, y hablaba abiertamente a los que querían escucharlo.»E1 hospicio comenzó a pensar en las necesidades específicas de los niños, y empezamos a hablar. Ex­pliqué que esos niños y sus familias necesitaban algu­na organización como el hospicio. Enfrentarse con esto a solas era por demás difícil y desgarraba a las fa­milias. El proceso a veces duraba meses y años, y los familiares no tenían a nadie a quien dirigirse que los comprendiese y que pudiese responder a sus pre­guntas. Mi hijo señaló que la mayoría de niños mue­ren solos porque los padres y los médicos no quieren o no pueden hablar sobre ello, y el niño se calla. Opi­naba que los niños tenían el derecho a decidir sobre la muerte igual que los adultos. Él lo hizo. Hizo testa­mento y dijo cómo quería su funeral.»Ahora el Hospicio de Santa Bárbara tiene un ex­celente programa para atender las necesidades de los niños con enfermedades terminales y de sus familias. En parte, con la muerte de Edou se consiguió lo que él deseaba: ayudar a otros niños moribundos.»Con cariño, B. M. C.» Otra carta de la madre de Edou denota que, aunque hablaba con su hijo, le llevó un cierto tiempo com­prender todo lo que él le enseñó: la preciosidad de la vida y la importancia del amor incondicional. Quiero agradecer a Edou y a su madre su ayuda al difundir este conocimiento.«Ahora empiezo a entender algunas de las cosas que Edou me decía. Hablaba sobre la muerte con todos los que querían escucharlo, y ellos se iban sonrientes y felices.»Tenía una terapeuta ocupacional muy joven que estaba asustada porque nunca había trabajado con un niño moribundo. Se hicieron íntimos amigos. Tras la muerte de mi hijo, habló conmigo y me relató las pre­ocupaciones de mi hijo por mi bienestar y cómo estaba pendiente de mí para asegurarse de que yo descansaba lo suficiente. Confiaba en que cuando él muriese yo volviera a trabajar, para así tener algo a lo que aferrarme y que me mantuviese ocupada durante mi duelo. También me contó que, gracias a mi hijo, afrontó la muerte, la comprendió, y empezó a traba­jar en el hospicio como voluntaria.»Mi hijo y yo estábamos solos, solos los dos. Le gustaban muchas canciones, pero su favorita era “You and Me Against the World” (Tú y yo contra el mundo). Me parecía que era nuestra situación; no tenía a quién dirigirme o con quién hablar que me comprendiese. De vez en cuando me encerraba a solas porque necesitaba gritar, y me tapaba la boca con un cojín o un abrigo; luego regresaba, haciendo acopio de fuerzas para seguir luchando con mi hijo, que parecía indefenso.»Yo tenía mucho carácter, y los médicos me te­mían. Creo que yo era razonable, pero algunas de las estupideces que se hicieron me obligaron a mante­nerme en guardia al lado de mi hijo. Con eso no quie­ro decir que todos los médicos sean malos; la mayoría eran buenos y algunos, fantásticos, pero, cuando tra­tas con una vida y las cosas no van bien, repercute negativamente en todos los implicados. Era como li­brar una batalla, y me molestaba que me trataran como si pensaran: “Sólo eres la madre, o sea que, o bien eres estúpida, o no cuentas para nada”. Insistí en querer saber todo lo que le hacían y para qué, y, si no obtenía respuestas, me iba a la biblioteca médica a buscarlas.»Tambíén insistí en que se le explicara a mi hijo, para que entendiera qué hacían y por qué lo hacían y pudiese afrontarlo mejor. Traté de no mentirle, pero nunca jamás le hice perder las esperanzas. A muchos médicos no les gustaba lo que hacía, ni mi insistencia en estar presente en las punciones espinales, la biopsia ósea, etc. Los padres tienen derecho a estar con sus hijos, y un niño tiene derecho a tener a sus padres allí. Es más fácil estar en la habitación con tu hijo que de­trás de la puerta oyendo sus gritos.»Estuvo enfermo, con altibajos, tres años y me­dio. Se le atrofió la columna vertebral, y comenzaron a deteriorarse sus huesos largos. Tuvo que aprender a darse la vuelta, sentarse, arrastrarse y caminar por tres veces consecutivas. Casi nunca se quejaba, aunque a menudo gritaba de dolor. Esto era terrible para todo el mundo, porque la única medicación que le daban contra el dolor era Tylenol y codeína. Recurrimos a lahipnosis y, al final, eché mano de la medicación para el dolor que había tomado mi difunto padre y, con una jeringuilla para diabéticos, ponía inyecciones a mi hijo cuando me lo pedía. También, con unos ami­gos, improvisamos una unidad de oxígeno, para ayu­darlo a respirar. Insistió en que quería estar despierto cuando muriese para poder despedirse y morir con una sonrisa.»Creo que los niños nos eligen como padres para que nuestras almas y las suyas crezcan. Para mí, fue un privilegio compartir con mi hijo su viaje y haber sido elegida su madre. Me enseñó cosas maravillosas, sobre todo lo extraordinaria que es la vida y la felici­dad del amor incondicional.

»Con mucho cariño, B. B. C.»

Continua aquí